La cerámica con diseños diversos es otra alternativa para colocar velas decorativas modernas.

La cerámica con diseños diversos es otra alternativa para colocar velas decorativas modernas. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

Los candelabros tradicionales se transforman

Yadira Trujillo Mina. Redactora (I)

Cada elemento decorativo evoluciona con las tendencias del interiorismo. Los accesorios no se quedan atrás. Entre ellos, los candelabros nunca pasarán de moda, pero sus diseños se transforman. Formas de vasos con grabados y ­cerámicas son las nuevas opciones.

La interiorista Lourdes Vélez dice que el uso de candelabros abre un mundo de posibilidades para el hogar. “Además de que aporta con una luz cálida y acogedora, decora el ambiente con el estilo preferido, según el modelo que se elija”.

Vélez recomienda las últimas alternativas, acordes con las tendencias decorativas del momento. “Ya no se usan diseños clásicos, con detalles curvos y de metal. Lo de hoy es innovar con diseños poco comunes”.

Los candelabros similares a un vaso son una alternativa. Pese a que su material es el metal, se evoluciona en color y diseño. De dorados y platas brillantes se pasa a blancos o tonos pasteles, con detalles modernos como figuras o letras grabadas.

Los candelabros de hoy adquieren originales formas para revivir cualquier ambiente interior.

Los candelabros de hoy adquieren originales formas para revivir cualquier ambiente interior.

Según Vélez, esta alternativa es la mejor para hogares con decoración moderna. “Especialmente estos diseños son para parejas jóvenes, que gustan de ambientes más informales”.

Para esos hogares tradicionales o contemporáneos también hay nuevas alternativas. La cerámica es el material que se usa para conservar velas decorativas.

Formas cuadradas o redondas con diseños y colores diversos se pueden acoplar en estancias como la sala, los corredores, los dormitorios y hasta el baño, según el estilo de cada lugar.

Estas velas, además de brindar una estancia agradable, por la luz y el aporte decorativo de su diseño, pueden tener una función extra, la de aromatizar el ambiente con olores.

Con el paso de los candelabros clásicos a estas opciones modernas, también se puede innovar en su uso. Según la interiorista María Fernanda Andrade, estos diseños se pueden colocar en composiciones de dos o tres, para que luzcan mejor.