14 de junio de 2014 17:43

¡Para reflexionar ¡

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Eduardo Ávila Falconí

Descartes, con toda su sabiduría, decía: “No hay nada mejor repartido equitativamente que la razón: todos están convencidos de tener suficiente” o algo mejor de Plutarco: “Hacer beneficios al ingrato es como perfumar a un muerto”.

Estas sentencias me inducen a pensar en la necesidad de seguir transformando al Ecuador, a transformar a las personas, solo se requieren cualidades especiales y que todos tenemos: integración, reflexión, confianza, visión global, seguridad, liderazgo y sobre todo como prioridad, desprenderse del egoísmo enfermizo y orgullos satánicos que solo nos conduce a enfermar nuestro cuerpo y espíritu. Dejemos de lloriquear, de ser sufridores y críticos aberrantes, demos un valor agregado al país, ver las acciones positivas del prójimo, la inseguridad nos agobia, el vecino elegante no sabe quién le colinda, casas electrizadas, paredes enormes, rejas y guardias personales. En los pobres se observa más solidaridad, al vecino le auxilia y le participa algo de su miseria. Al final sálvese quien pueda. Los editorialistas cansones no comentan sobre la realidad del mundo, sin embargo se publica una entrevista a un funcionario alto de las Naciones Unidas, concluye que el 5% de la población en el mundo consume el 40% del ingreso total, sociedad obesa, consumista, centralista y estúpida. ¿Qué tal?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)