24 de enero de 2017 00:00

Él no es mi presidente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 84
Hugo Romo Castillo

Las grandes ciudades norteamericanas están calientes, pese al gélido invierno, con millones de mujeres protestando contra Trump desde el primer día de su Gobierno. Los gritos de rechazo llegan a todo el mundo, menos al protagonista que, encerrado en las paredes de la Casa Blanca, permanece imperturbable, salvo para arremeter desafiante contra la prensa, el enemigo favorito de arrogantes y autoritarios.

No lejos de allí, una mujer sostiene un solitario cartel que dice: “Él no es mi presidente”. Ese cartel nos identifica allá y acá, porque nuestro escepticismo inicial, sobre las aptitudes de varios personajes de la política local, ha sido plenamente comprobado con hechos. Es que no puede ser mi presidente quien insulta y persigue a sus detractores; quien una vez en el poder entabla demandas millonarias contra un banco, diarios opositores y persigue a quienes denuncian la corrupción de funcionarios de su Gobierno.

No puede ser mi presidente alguien que se vanagloria del cambio de la Justicia ecuatoriana “-referente en Latinoamérica-”, según sus palabras, cuando esa Justicia encarcela a un médico por no salvar la vida de una persona mortalmente herida en el corazón. Con ese tipo de Justicia, con el país en graves aprietos económicos y una deuda que ha hipotecado el futuro de nuestros hijos, nietos y bisnietos, no me queda sino tomar la frase del cartel, aplicarla al Ecuador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (5)