12 de mayo de 2017 00:00

Ante el drama de Venezuela

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Eduardo Rodrigo Mora Anda

¿Cuántos muertos más hacen falta para que los países americanos intervengan en la crisis de Venezuela?

Como todos sabemos, en Venezuela no hay alimentos, no hay medicinas y no hay seguridad. Toda la nación está conmocionada. La tiranía castro-chavista ha convertido a ese país hermano en un narco-Estado, donde los “colectivos” armados y la guardia “bolivariana”(¿?) tienen licencia para matar.

Durante los últimos 20 días, hasta donde sabemos, unas 40 personas han muerto en las calles y ha habido unos 700 heridos. Se estima que existen unos 200 presos políticos por acusaciones falsas.

La crisis venezolana amenaza también a los países vecinos, puesto que los refugiados en Colombia pasan ya del 1 200 000 y los que están en Brasil superan los 200 mil. Súmese a eso todos los venezolanos dispersos en Ecuador, Perú, Panamá, Florida...

La comunidad internacional ha sido lenta para reaccionar. Cierto que muchos países han condenado los hechos, han roto relaciones o han retirado a sus embajadores y ha debatido el tema en la OEA y la Unión Europea, pero hasta ahora no se ha realizado una acción decisiva para poner verdadera presión en el tema y ayudar al pueblo de Venezuela.

El “diálogo” auspiciado por el Vaticano y el ex-Presidente español Zapatero resultó una farsa para quemar tiempo. Y la absurda constituyente “comunal” convocada por Maduro es más de lo mismo. Ya el gobierno chavista, al desconocer la jurisdicción de la Asamblea Nacional libremente elegida y al cometer tanta tropelía contra los derechos humanos, perdió toda legitimidad moral y jurídica.

Millones de venezolanos, en las calles, han manifestado su voluntad de ser libres y establecer un verdadero Estado de Derecho. Ellos exigen la plena vigencia de los derechos humanos, la recepción de ayuda humanitaria, la libertad de los presos políticos, elecciones generales sin fraude, y una economía libre, que permita alimentar a la población.

Lo malo es que el pueblo de Venezuela no se halla en condiciones de conseguir estas metas porque la mafia castro-chavista ha logrado corromper a los mandos militares, ha sembrado el miedo y además ha creado una infame “guardia bolivariana” y otros grupos armados ilegales y violento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (4)