21 de junio del 2016 00:00

Derechos vulnerados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 47
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Fabián Francisco Pérez de Castro

Han transcurrido casi 22 años desde que el Segundo Contrato Colectivo de Trabajo del IESS (CC), entró en vigencia (25 de agosto de 1994). Los derechos y beneficios consagrados en ese instrumento legal, principalmente los constantes en sus artículos 7,10 y 34, fueron vulnerados, causando un grave perjuicio económico a sus extrabajadores. El desfile de presidentes del máximo organismo institucional; directores generales y funcionarios de altos y mandos medios, entre economistas, ingenieros, arquitectos, abogados y demás improvisados, ha sido interminable. Y por su propia incapacidad y desconocimiento, sus gestiones y decisiones timoratas han llevado a la institución a un fracaso y no han sabido o no han contado con la decisión política para resolver los legítimos reclamos de sus extrabajadores. El principal culpable de este descalabro es el Ejecutivo que, por amiguísimos y banderías políticas, nombra a elementos que desconocen sus verdaderos principios doctrinarios, cuando al frente deben estar auténticos consultores y expertos en Seguridad Social, que en el país sí los hay.

Describiré un ejemplo de los abusos y atropellos que se cometieron, entre otros, en contra de sus propios extrabajadores. A partir de agosto de 1994, se separaron de la institución, cientos de trabajadores, cumpliendo 25 años o más de servicio, continuada o interrumpidamente y se les concedió de manera inmediata la jubilación patronal, denominada “completa”. Bajo los mismos argumentos y conceptos contractuales, legales y constitucionales, debieron proceder para la concesión de dicho beneficio en su parte proporcional, asimismo, a favor de los extrabajadores que cumplieron 20 años y menos de 25 (Art. 34 C.C.). Derecho que, además, está consagrado en el Código del Trabajo (Art. 188, inciso séptimo, del cuerpo legal vigente a 2005), pero fue grosera e ilegalmente violentado por autoridades incapaces y sumisas que transitaron por los distintos estamentos de la institución, sin pena ni gloria.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (22)
No (0)