24 de March de 2013 00:03

Sobre un artículo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En el artículo del domingo pasado titulado 'Los papas han conjugado fe y poder' leímos que el Sumo Pontífice Pio VII viajó en 1814 de Roma a París, para asistir a la coronación de Napoleón Bonaparte como emperador. El autor del artículo, se equivocó. En 1814 ya soplaban los vientos de derrota para el imperio napoleónico y al siguiente año llegarían trasformados en un terrible huracán llamado Waterloo, el cual lo borraría del mapa.

La citada coronación sucedió 10 años atrás, es decir en 1804; más exactamente el 2 de diciembre del citado año, en la Catedral de Notre Dame. Fue durante ese acto solemne cuando Pío VII se disponía a colocar la corona en la cabeza de Napoleón -para tal fin había sido invitado- pero el prepotente Corso, se la arrebató y se coronó a sí mismo.

Ese proceder bajo y grosero lo cobró el Papa excomulgando al Emperador y este en represalia a su vez, ordenó poner preso, a ese "loco fanático".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)