1 de septiembre de 2017 00:00

De Absurdistán al modelo escandinavo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 55
Luis Ramiro Rivera Cárdenas

Sólo en el país Absurdistán se afirma que las coimas en la obra pública no perjudican al Estado, que la refinería de Esmeraldas funcionó muy bien hasta el 24 de mayo y desde el 25 se dañó; sólo en este país se mantiene al equipo económico que lo endeudó en niveles inimaginables; sólo en este país se crea una empresa EP para gestionar la plusvalía que genere la Refinería del Pacífico ¿y esa refinería dónde está? Y ¿dónde está esa plusvalía? Y los ejemplos no acaban.

De la “larga noche neoliberal” a la “década ganada”, en realidad el Absurdistán sigue sumido en su ostracismo, solo han cambiado los membretes de gobiernos populistas de derecha a populistas del socialismo siglo XXI que ha firmado un tratado de comercio con Irán (alguien que sepa que le estamos vendiendo, por favor me indique). Mientras, con el principal socio comercial (EE.UU.) no lo tenemos. ¡Así es Absurdistán!, ¡pero tenemos carreteras! y ¡a qué costo!

Debemos realizar un FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas) del país, entre las fortalezas tenemos la dolarización, aunque algunos populistas dirán que es debilidad pues no les permite hacer funcionar la máquina de imprimir billetes y sumirnos en la miseria a todos (pero a la final hicieron algo parecido, pues nos endeudaron en cerca de USD 60 mil millones). Por la locación geográfica tenemos fuentes geotermales que las podemos transformar en generadoras de energía. ¡aprovechemoslas!
Pero es imprescindible mejorar nuestra productividad y competitividad y en ello puede ayudar la geotermia.

El modelo escandinavo no es perfecto, pero funciona y tendríamos que adaptarlo a nuestra idiosincrasia para compatibibilizar un capitalismo competitivo con un estado social. Por un lado, el estado emplea el 30% de la población activa (países nórdicos), frente a la media del 15% en los países de la OCDE, y se han tomado medidas para flexibilizar el mercado laboral, sin descuidar la protección al trabajador.

Dinamarca tiene un sistema de “flexiseguridad” que permite a los empleadores el despedir a gente, pero este mismo sistema provee de apoyo y cursos de reciclaje para los desempleados. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (1)