A partir de 1997, los astronautas tienen la posibilidad de votar por un proyecto de ley que se aprobó en el estado de Texas

A partir de 1997, los astronautas tienen la posibilidad de votar por un proyecto de ley que se aprobó en el estado de Texas. Foto Referencial: Wikipedia

#Dedóndesalió

¿Cómo votan los astronautas estadounidenses desde el espacio?

Infobae - Red de Noticias Albavisión

El martes 8 de noviembre de 2016  llega el día de la verdad en Estados Unidos. De un lado, la demócrata Hillary Clinton. Del otro, el republicano Donald Trump. El futuro del país quedará dirimido por la noche y se terminarán las especulaciones. Todos los ciudadanos norteamericanos tendrán la posibilidad de elegir a su representante. Los astronautas desde el espacio, a cientos de kilómetros de la tierra, también lo podrán hacer.

A partir de 1997, los astronautas tienen la posibilidad de votar por un proyecto de ley que se aprobó en el estado de Texas. Allí residen casi todos los hombres del espacio por su cercanía a la estación de la NASA, ubicada en Houston. En el mismo año de aprobación de la ley, se llevó a cabo el primer voto a manos del astronauta David Wolf desde la MIR Rusa.

¿Cómo hacen para votar desde cientos de kilómetros de distancia de la tierra? El sistema es muy sencillo. En Estados Unidos existe desde hace un tiempo el llamado "voto ausente", mediante el cual el elector se puede declarar fuera del estado o la nación de residencia y ejercer su derecho desde el punto geográfico donde se encuentra.


Los astronautas, desde el espacio, también pueden recurrir al voto ausente. El proceso comienza un año antes de su partida. En ese momento, deben decidir en qué elecciones quieren participar y notificar a las entidades competentes. Luego, seis meses antes de la votación, reciben el formulario estándar que cualquier elector dispone.

Ya desde el espacio, quienes lo deseen, pueden votar a través de correos electrónicos de alta seguridad que envían a la estación espacial internacional en formato PDF. En esta oportunidad, el astronauta que tendrá la posibilidad de realizarlo es Shane Kimbrough, que se encuentra en plena expedición el martes de la esperada elección.


La confidencialidad del voto es una cualidad que aún cobra más relevancia cuando se trata de los astronautas. En Estados Unidos se los considera verdaderos héroes nacionales, por lo que su preferencia electoral puede influir e inclinar la balanza en una votación pareja. La NASA utiliza correos electrónicos codificados, de máxima seguridad, en la búsqueda de que las boletas solo puedan ser manipuladas por los astronautas y las autoridades.

El voto en el espacio resulta más simple que sufragar desde distintas ubicaciones en la tierra. Con un simple e-mail se resuelve el derecho cívico desde el cosmos. Sin embargo, curiosamente hasta hoy, es casi imposible votar desde alta mar o lugares incomunicados..