Las líneas en la nariz de perros y gatos no se repiten en otro animal de la misma especie. Foto: Flickr/Manuel J. Prieto

Las líneas en la nariz de perros y gatos no se repiten en otro animal de la misma especie. Foto: Flickr/Manuel J. Prieto

#orgánica

Perros y gatos tienen huellas 'nasales'

Isabel Alarcón 
Redactora (I)

Las huellas dactilares del dedo índice son las únicas capaces de determinar que una persona es diferente de otra. Por eso son las pruebas que se utilizan para encontrar al autor de un crimen o para asegurarse de la identidad de un individuo.

En los animales también hay señales que son específicas de cada uno y puedes recurrir a ellas para encontrar a tu mascota. Gatos y perros tienen marcas en su cuerpo que no se repetirán en ningún otro miembro de su especie. Aunque muchos creen que se encuentran en sus patas, las huellas en realidad están en el cojín de su nariz.

No existen dos narices de gatos o de perros iguales en el mundo. La forma de sus orificios, el relieve y las líneas que se observan en esta zona, son parte de sus marcas nasales que están presentes desde su nacimiento, cuenta la veterinaria Carolina Coba.

En Canadá se utiliza este mecanismo como sistema de identificación de las mascotas desde 1938. En Estados Unidos también se imprime la nariz del animal para encontrar a perros extraviados.

Por ejemplo, la compañía ID Systems Integrators desarrolló el sistema ‘Dognose ID’ que, según su sitio web, es una forma segura y sin dolor de mantener el registro del animal.

Para esto piden a los propietarios que tomen una impresión de la nariz de su perro y lo envíen a la compañía para que sea escaneada y almacenada, junto a su foto, en una base de datos.

A pesar de que cuenten con estos rasgos distintivos, el mecanismo más común para identificar a un animal de compañía en el país es a través de los microchip que tienen un código para cada usuario. Además, es uno de los requisitos para que el perro o gato pueda viajar al extranjero.

Si quieres conocer la huella nasal de tu mascota, puedes hacer una impresión sin utilizar tinta o pintura porque son tóxicas para el animal. Una alternativa que no causará daños o intoxicación es el colorante que se utiliza en la comida. Esta sustancia no tiene olores fuertes que es lo que causa daño a la salud de la mascota.

Coloca el colorante en una servilleta y ponlo sobre su nariz, asegurándote de que cubra toda la zona, sin que entre por sus orificios. Cuando ya esté cubierta, toma un papel y cubre su nariz para poder obtener la impresión. 

Mantenlo presionado durante un momento y al retirarla podrás observar todas las líneas que diferencian a tu mascota de cualquier otro animal. Después, limpia suavemente la zona con un papel y agua. Puedes guardar la impresión como un recuerdo de su huella nasal que te será útil en caso de que llegue a extraviarse.