SHOPPING

Ir de compras puede ser una de las actividades más cansadas y estresantes, pero existen horas que podrían apaciguar eso. Foto: Pixabay

#orgánica

Cuál es el peor horario para ir de compras

Infobae de América - Red de Noticias Albavisión

Salir de compras es un plan que requiere tiempo y planificación. Sin embargo, las sorpresas y los arrebatos comerciales suelen aparecer en cada salida y hasta pueden condicionar la aventura: visitar un centro comercial o caminar largas horas por un shopping requiere afrontar una serie de muchos imprevistos no planificados.

Ropa, calzado, maquillaje, accesorios, decoración y todos aquellos bienes que no son de primera necesidad están ligados a una sensación de placer a la hora de adquirirlos. Incluso se puede llegar a caer en una especie de adicción -más aún cuando el presupuesto para gastar es amplio-. Así y todo, esa compulsión es un arma de doble filo que se puede transformar en un factor peligroso para la economía.

Un estudio liderado por investigadores franceses se centró en conocer cuál es el peor horario para ir de compras. ¿Existe una manera de hacerlo soltándole la mano a los impulsos? Bastien Blain y Guillaume Hollard -autores del informe- concluyeron que realizar este tipo de salidas luego del trabajo es la peor decisión que puede tomar una persona. "El estrés, la fatiga y el agotamiento mental y físico hacen que los seres humanos tomen decisiones precipitadas, impulsivas y nada meditadas", explicaron.

Y luego aparece el arrepentimiento. Los datos que arroja esta investigación son claros: después de 6 horas intensas de trabajo las personas presentan hasta un 10% más de comportamientos impulsivos, un factor que beneficia únicamente a los vendedores.

"Cuando un individuo está agotado y estresado, su autocontrol es bajísimo. Se convierte en un blanco fácil de los estímulos que suponen las vidrieras, las ofertas, los precios bajos y las campañas de marketing y publicidad", sostuvieron los investigadores.

No solo se corre el riesgo de volver con algunas (e innecesarias) bolsas de más sino que el hambre que se genera en el tiempo que se transcurre dentro del shopping invita a conseguir una satisfacción inmediata a través de las comidas rápidas y los menús adictivos y atractivos que calman la ansiedad post trabajo.

También sucede que muchas personas sólo disponen de ese tiempo para ir de compras en los días laborales. Esperar al fin de semana sería la mejor solución, pero también es cierto que los sábados y domingos los centros comerciales suelen recibir una mayor cantidad de público y hay gente que intenta evitar las posibles aglomeraciones y largas colas que puedan generarse.

Los responsables de este estudio también aconsejan visitar las tiendas durante la mañana, cuando se está descansado y con la mente despejada.

Cuando el tour por el shopping sea tenga como objetivo distraerse o aislarse de las rutinas, tomar un café previamente, caminar en algún espacio verde o escuchar música puede ser una buena previa para serenarse y luego incursionar en las compras.