4 de septiembre de 2015 22:57

Así se produjo el lahar secundario del 28 de agosto en el volcán Cotopaxi

Imagen del lahar secundario del volcán Cotopaxi. Cortesía: Daniel Andrade

Estos hilos de agua también pueden producir removilización de cenizas (flujos de lodos/lahares secundarios). Imagen proporcionada por Patricio Ramon del Instituto Geofísico para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 46
Indiferente 5
Sorprendido 71
Contento 21
Betty Jumbo

Luego de la visita al volcán Cotopaxi, los técnicos del Instituto Geofísico establecieron las características del pequeño lahar que se produjo a las 14:40 del 28 de agosto del 2015.

En ese boletín, el Geofísico indicó que el pequeño lahar fue producto de la combinación de las lluvias (pequeñas) con la ceniza, que se deslizó.

En un nuevo informe, dos técnicos del Geofísico observaron lo que había ocurrido esa tarde y constataron (foto) que descendió en una quebrada un pequeño flujo lodoso, compuesto de ceniza. "Se reconocía como un flujo pequeño de cenizas removilizadas ligeramente por una garúa o lluvia leve que cayó en el sector".

En el documento se indica que su "origen muy seguramente se debe a la removilización por lluvias de las gruesas capas de ceniza que se han depositado en las zonas altas del volcán en las últimas semanas. El flujo nunca tuvo un caudal mayor de 10m3/seg y quedó en la parte alta de los flancos del volcán, a los 3 900 m de altura".

La expulsión de ceniza no ha parado desde el 14 de agosto, cuando se produjeron las primeras explosiones de su reactivación.

Según el Geofísico, estos flujos de lodo pueden ser muy frecuentes en volcanes en erupción, ya que su material proviene de las cenizas acumuladas en los flancos y son removilizadas por las lluvias.

En el volcán Tungurahua son muy comunes y ocurren hasta la actualidad por este proceso eruptivo, que en este caso ya lleva casi 16 años. "Generalmente son de poca duración, poco volumen y poco alcance".

Imagen del lahar secundario del volcán Cotopaxi. Cortesía: Patricio Ramón

Imagen del lahar secundario del volcán Cotopaxi proporcionada por Daniel Andrade del Instituto Geofísico para EL COMERCIO

Por ser pequeños son considerados como 'lahares secundarios' y no implica el derretimiento del glaciar, a diferencia de lo requerido para los 'lahares primarios', que son los más grandes.

En el Tungurahua se tuvieron hasta 1 000 lahares secundarios durante 1999, cuando comenzó su proceso eruptivo.

En la foto (volcán), tomada por el técnico del Geofísico, Patricio Ramon, se ven las betas de agua que corren hacia abajo del glaciar. Este también puede ser fuente de agua para producir la removilización de cenizas (son flujos de lodo o lahares secundarios).

El volcán Cotopaxi incrementó su actividad el 14 de agosto del 2015, luego de que el Geofísico detectara su reactivación en mayo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (60)
No (14)