25 de abril de 2018 11:25

El video de una mujer que hace tropezar a un niño causa indignación en China

El gesto de una mujer, que sacó su pie para hacer caer a un niño, fue cuestionado por usuarios de las redes sociales en China. Ella se vio obligada a entregarse a la policía. Foto: Captura de pantalla

El gesto de una mujer, que sacó su pie para hacer caer a un niño, fue cuestionado por usuarios de las redes sociales en China. Ella se vio obligada a entregarse a la policía. Foto: Captura de pantalla

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 6
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 11
Infobae - Red de Noticias Albavisión

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El domingo 22 de abril del 2018, las redes sociales de China se incendiaron con el video que muestra cómo una mujer hizo tropezar y caer a un niño de cuatro años. El cuestionado gesto fue una reacción de ella para vengarse de que el menor, al correr, había movido unas cortinas de plástico que la golpearon en la cara.

La situación fue el tema de conversación del fin de semana. El hashtag "Mujer embarazada saca su pie para derribar a niño" fue visto más de 67 millones de veces en la red social china Weibo, solo en un día y atrajo miles de comentarios. Desde entonces, la furia de los ciudadanos de la web no ha parado.

Imagen video acoso a mujer en China

La mujer se convirtió en blanco de insultos y amenazas. Los mensajes acentuaban su condición de embarazo y hasta coordinaron acciones, como una forma de hacerle daño. Los usuarios emplearon el doxing, una práctica que se recurre en China en la cual busca información sobre una persona con un objetivo concreto, en general, de afectarla.

La llamada human flesh search engine o HFS es un fenómeno colectivo por el cual las personas investigan los datos personales de alguien con el fin de exponerlo. Bajo presión, la mujer se entregó a la policía, informó What's On Weibo.

El episodio en discusión sucedió en un restaurante el pasado 19 de abril en la ciudad de Baoji, provincia de Shaanxi. Ese día, los administradores del local, que eran los padres del niño, le pidieron al pequeño que buscara palitos chinos.

El video graba el momento en el que la mujer comía sentada en una mesa junto a un hombre, cerca a la entrada del salón. Mientras ambos se sirven los alimentos, el niño corre e ingresa al local, al hacerlo aparta una cortina de plástico transparente que está en la puerta. Tras su paso, uno de los flecos golpea en la cara a la comensal y provoca que parte de la comida se le derrame encima.

Luego, el pequeño sale de cuadro y cuando se dispone a salir del restaurante se observa cómo la mujer saca su pie izquierdo para hacer que el niño tropiece. El menor cae de bruces y la madre se acerca a auxiliarlo. Más tarde los médicos que lo observaron dijeron que había sufrido un traumatismo menor.

Tras el incidente, el pequeño le contó a la madre lo que había sucedido, y así comenzó la historia que agita las redes sociales chinas hace cinco días. La propietaria buscó el material de las cámaras de seguridad y llamó a la policía. "Primero pensé que mi hijo se había tropezado, pero luego me dijo que la mujer lo había hecho caer, y otros clientes lo confirmaron", dijo a un medio local, según reprodujo The Washington Post.

El video pronto llegó a las redes sociales, y las conquistó. Nadie discutió otra cosa en el fin de semana. Un comentario, "Mala futura mamá", sintetiza el sentimiento predominante en Weibo. Uno de los usuarios consideró que la mujer exageró. "El niño todavía es pequeño. Uno lo puede regañar, pero no le puede hacer una zancadilla. Lleva los palitos chicos en la mano: ¿qué habría pasado si realmente se hubiera herido? Otro mencionaba: "Eres una adulta, debería darte vergüenza".

El auge de la discusión del tema en la red dividió las opiniones. Para algunos los padres no cuidaron al niño, otros expresaron que la mujer "tiene derecho a estar enojada porque no recibió una disculpa de los padres". Sin embargo, la mayoría de la gente criticó la reacción: "Es infantil y exagerada", "Se pasó"; "Esto es inmoral"; "Esto no tiene justificación".

La lista de comentarios parecía no tener fin, y los usuarios no repararon al referirse a dos grupos de poblaciones vulnerables: los niños y las mujeres embarazadas. Los medios chinos cubrieron ampliamente el tema.

Tras entregarse a la policía, la mujer se disculpó con la madre del menor. Se ofreció a pagar los gastos médicos del chico y recibió una sentencia a diez días de cárcel. La medida fue suspendida, porque tiene siete meses de gestación. Además se ordenó el pago de una multa de USD 158.

En medio de la agitación por el tema, la madre del niño salió públicamente a pedir que cesara el acoso contra la agresora. "No queremos afectarla. Yo misma tengo niños. Puedo comprender", dijo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)