29 de December de 2009 00:00

Cada vez más firme pista que conduce a Yemen

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Washington, Sanaa, Amsterdam, DPA

Luego del atentado fallido contra un avión de pasajeros estadounidense el viernes pasado, se acumulan las pistas de un complot terrorista preparado hace largo tiempo en Yemen con participación de ex presos en Guantánamo.

Dos de los cuatro presuntos autores intelectuales del fracasado ataque en Detroit estuvieron recluidos en la prisión estadounidense en Cuba, según informó hoy la emisora estadounidense ABC.

Muhamad Attik al Harbi y Said Ali Shari, dos saudíes que llevaron respectivamente los números 333 y 372 en la controvertida prisión de Guantánamo, fueron entregados a comienzos de noviembre de 2007 a su país, sostuvo ABC, citando fuentes gubernamentales y documentos del Departamento de Defensa estadounidense.

Ambos habrían participado en una "terapia de rehabilitación con arte" en Arabia Saudí antes de ser puestos en libertad, agregó la emisora. Después, los dos presuntos extremistas habrían asumido altos cargos en la red de la organización terrorista Al Qaeda en Yemen.

Al Harbi y Shari habrían aparecido además en un video de propaganda de la organización al lado del supuesto ex secretario personal de Osama bin Laden, Abu Basir Naser al Wahishi, difundido en enero de 2009.

"Los así llamados 'programas de rehabilitación' son una broma", citó ABC a un diplomático. Según las informaciones, un programa de ese tipo fue cancelado en Yemen porque numerosos ex reclusos se unieron a Al Qaeda después de participar en él.

El gobierno de Yemen condenó el ataque frustrado planeado por Al Qaeda que intentó llevar a cabo el día de Navidad un joven nigeriano a bordo del avión con destino a Detroit. En la noche del lunes al martes Yemen confirmó que el presunto terrorista, Umar Faruk Abdulmutallab, estuvo en Yemen desde el pasado agosto hasta principios de diciembre.

"Yemen condena ese tipo de actos terroristas que apuntan a inocentes y reitera su total apoyo a la lucha contra el terrorismo en cualquier lugar del mundo", reza un comunicado del Ministerio de Exteriores yemení citado por la agencia de noticias oficial SABA.

Según confirmó el Ministerio de Exteriores, Abdulmutallab abandonó Yemen a principios de diciembre tras haber asistido a clases de lengua árabe desde principios de agosto. Entretanto la Universidad de Wollongong de Dubai confirmó que el joven nigeriano fue alumno de esta institución entre enero y junio de este año.

"No me llamó la atención por ningún motivo", aseguró Raymi van der Spek, vice-rector de la universidad, al diario "Gulf News". "Era uno más de 2 500 estudiantes de 108 países".

Expertos holandeses opinan que con los polémicos escáneres corporales hubiera habido más posibilidades de descubrir el explosivo que portaba el supuesto terrorista del vuelo de Detroit, según publicó hoy el periódico "de Volkskrant" citando a Ad Rutten, responsable del aeropuerto holandés de Schiphol. Sin embargo, Rutten comentó que con estos escáneres tampoco habría una garantía total de seguridad. En el aeropuerto de Schiphol están a prueba en estos momentos 16 escáneres corporales.

A pesar de ello, Abdulmutallab, que tomó el día de Navidad en Ámsterdam un vuelo de la compañía Delta/Northwest hacia Detroit, fue controlado, como el resto de pasajeros, por uno de los usuales detectores de metales.

La razón es que dichos escáneres corporales sólo se usan en algunas zonas del aeropuerto de Schiphol y únicamente en el caso de que los pasajeros se ofrezcan voluntariamente a ser controlados con ellos.

La polémica en torno a este tipo de escáneres es grande, puesto que la imagen obtenida, a través de un tipo de rayos X, permite reconocer el cuerpo desnudo de la persona escaneada. Sus críticos argumentan que de este modo se vulnera el derecho a la intimidad.

Abdulmutallab, según medios estadounidenses, habría portado cosidos a la ropa interior 80 gramos de una sustancia plástica altamente explosiva, el PETN. Durante el aterrizaje en Detroit intentó, al parecer, detonar la sustancia, pero fue detenido por varios pasajeros y parte de la tripulación del avión.

El nigeriano voló en un aparato de la compañía holandesa KLM desde Lagos hasta Ámsterdam, donde hizo transbordo a un avión estadounidense. No está claro, según medios holandeses, si pasó los controles de seguridad prescritos durante su facturación en Lagos.


 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)