7 de julio de 2016 07:51

Varsovia se blinda por la OTAN

Varios policías caminan cerca del Estadio Nacional antes de la celebración de la Cumbre de la OTAN. Foto: EFE

Varios policías caminan cerca del Estadio Nacional antes de la celebración de la Cumbre de la OTAN. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 2
Agencia EFE

Más de 6 000 policías velarán por la seguridad en la cumbre de la OTAN, que arranca el 8 de julio en Varsovia con la participación de 2 500 delegados y los jefes de Estado o de Gobierno de los 28 países aliados.

Desde el 4 de julio, Polonia ha reintroducido además los controles en sus fronteras comunitarias, en los puertos y aeropuertos, una medida que se mantendrá hasta el día 2 de agosto, una vez concluidas la visita a Cracovia del papa Francisco y la Jornada Mundial de la Juventud.

La cumbre de la OTAN se celebrará, el 8 y 9 de julio, en el Estadio Nacional, un recinto deportivo construido para la Eurocopa de 2012 y que actualmente se encuentra totalmente blindado, rodeado por vallas de hormigón y metal de 2,5 metros y custodiado con celo por las fuerzas de seguridad y unidades militares.

Aunque el 9 de julio está convocada en el centro de Varsovia una protesta contra la OTAN, el objetivo de este dispositivo es impedir que algún grupo "más pequeño" de manifestantes pueda intentar "alguna medida directa para alterar el orden o causar daños", explicó el subjefe del Centro Nacional de Policía, Dariusz Dyminski.

La Policía polaca ha puesto también en marcha operativos especiales en los hoteles y embajadas donde se alojarán las personalidades más relevantes, así como en los restaurantes en los que los delegados celebrarán reuniones informales.

Está prevista la asistencia de los líderes de los 28 países aliados, entre ellos el presidente estadounidense, Barak Obama, así como de representantes de otros 26 Estados y de Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Unión Europea, además de la propia OTAN.

El encuentro llega tras la entrada en vigor de la nueva ley sobre operaciones antiterroristas de Polonia, que amplía los poderes de las fuerzas de seguridad ante situaciones de amenaza, por ejemplo durante la celebración de grandes eventos, y que la oposición ha tachado de "locura", al considerar que reduce "drásticamente" derechos y libertades.

Las autoridades también han reforzado el control de la red antes del comienzo de la cumbre y esta semana se ha inaugurado en Varsovia el Centro Nacional de Ciberseguridad.

El plan general de seguridad incluye controles en las fronteras comunitarias durante todo el mes, hasta que concluya la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Cracovia entre el 27 y 31 de julio.

El Departamento de Estado de Estados Unidos alertó el pasado mayo de "potenciales atentados terroristas" en toda Europa durante todo el verano, "especialmente en grandes eventos", e hizo mención a las jornadas católicas de Cracovia, donde se espera al papa y a cerca de dos millones de participantes.

Los controles fronterizos se realizarán de manera aleatoria a individuos seleccionados según una análisis de riesgos y la información proporcionada por los servicios de otros países, explicó el Ministerio del Interior polaco.

También se ha suspendido temporalmente el tráfico fronterizo menor con el enclave ruso de Kaliningrado y con Ucrania.

La prensa no escapa a este despliegue de seguridad y los 1 800 periodistas de todo el mundo acreditados para la cumbre deben atravesar férreos controles, más exhaustivos incluso que en los aeropuertos, para acceder al Estadio Nacional.

A estas medidas en torno al recinto se suma el cierre de diversas calles, lo que dificultará la circulación especialmente durante el traslado de las delegaciones a los encuentros previstos fuera del estadio.

Esto ha provocado quejas de algunos vecinos, pero la mayoría de los habitantes de Varsovia recibe con entusiasmo una cumbre que se ha calificado como decisiva para Polonia y las principales arterias de la ciudad se ha engalanado con banderas nacionales y de la OTAN.

Se espera que la Alianza ratifique en esta cita el establecimiento de tropas en Polonia y en las tres repúblicas bálticas ex soviéticas ante el temor de la región a lo que consideran un "resurgimiento del expansionismo" ruso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)