13 de December de 2009 00:00

La TV nacional debe abrir la puerta a la calidad

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Pablo Fiallos
Redacción SIETE DÍAS

En la época en que la tecnología digital ha despuntado  imparablemente, no resulta incomprensible que cada vez haya más productores independientes, mayores propuestas audiovisuales y  mayor oferta para ver.



Lo que dice   la propuesta de ley 

Según los art. 37 y 38  de la propuesta de la  Ley de Comunicación,  los canales de TV  deberán incluir    el 40%  de producción nacional en  su programación diaria.

El 10% de esta programación deberá ser de  producción   independiente.

Se considera producción independiente cuando el 70%  de personas que intervienen en el producto  son  ecuatorianas y el productor y director no están vinculados  con el medio.

Las regulaciones  transitorias dan un plazo de cinco años para cumplir con esta  disposición.¿Por dónde andan esos trabajos innovadores?  ¿Dónde se evidencia  el desarrollo de nuevos lenguajes, de nuevos artistas, de nuevas ideas más allá de pequeñas muestras independientes? Esta masiva producción debe encontrar una masiva exhibición, un espacio que haga más cercano el camino entre público y realizador.

El proyecto de Ley de Comunicación oficial  contempla una disposición para los canales de televisión que les obliga  a incluir progresivamente al menos el 40% de producción nacional en  su programación diaria. Y el 10% de  esta  debe ser realizada por productores  nacionales independientes.

¿Hoy existe suficiente programación nacional en los canales de TV? Al hacer un conteo en la grilla de programación, los números demuestran que en la actualidad, casi ninguno de ellos alcanza el 40%. La excepción es EcuadorTV, canal público con financiamiento estatal, que transmite noticieros, enlaces ciudadanos, entrevistas y repeticiones.

Los canales privados que más se acercan a esa cifra en promedio son  Teleamazonas y Ecuavisa, que sobrepasan el 30% en su programación de lunes a viernes. Pero sucede igual que con Ecuador TV:  la programación nacional de estos canales incluye en su mayoría noticieros, informativos de la comunidad y revistas mañaneras.

El déficit de producción radica en los programas de ficción y de entretenimiento. Salvo contadas excepciones, son programas  que en su mayoría apelan al humor facilista y repetitivo, con chistes de orden racista o sexista. Son concursos o shows con el objetivo de despotricar con lo que supuestamente ha sucedido o no con la farándula criolla.

El fútbol y los programas deportivos también tienen bastante cabida, sobre todo en los canales de UHF, donde la producción se limita a dar espacio y micrófono durante horas a periodistas dispuestos a alabar o criticar, con la misma saña, a los equipos de los cuales también son hinchas.

Una vuelta por los canales al azar  evidencia la falta de contenidos de calidad. Pero una obligatoriedad podría incidir en que ante la falta de un aparato productivo establecido -como sí lo tienen otros países como Colombia, México, Brasil o Argentina-, lo que  presente  la nueva  TV ecuatoriana sea solamente una somera ampliación de sus defectos.

¿Y la exhibición independiente? Un trabajo bien hecho, pero que pida un pago que justifique su costo, podría ser suplantado por uno barato, de mala calidad. Y además, habrá que ver si por cumplir, la exhibición de productos nacionales ocupe las franjas olvidadas, aquellas que solo mira el trasnochador y el insomne.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)