28 de noviembre de 2015 12:09

Turquía toma a su vez represalias contra Rusia

Imagen de archivo del 12 de agosto de 2015 en donde se observa al presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan durante una conferencia de prensa en Ankara. AFP

Imagen de archivo del 12 de agosto de 2015 en donde se observa al presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 3
Agencia AFP

Turquía recomendó el sábado, 28 de noviembre de 2015, a sus ciudadanos aplazar todo viaje no urgente a Rusia, replicando así a una serie de represalias de Moscú contra Ankara, tras el derribo de un avión militar ruso por la aviación turca en la frontera siria.

Este llamado fue realizado debido a las "dificultades que están teniendo los ciudadanos turcos que viajan o residen" en Rusia y estará en vigor "hasta que la situación se aclare", indicó el ministerio de Relaciones Exteriores turco.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo, también este sábado, estar "triste" por el derribo de un avión militar ruso a principios de semana.

"Hubiéramos preferido que esto no ocurriera, pero ocurrió", declaró el jefe de Estado durante un discurso en Burhaniye (oeste).

El presidente turco reiteró asimismo su deseo de reunirse cara a cara con su homólogo ruso Vladimir Putin el lunes en París, al margen de la cumbre internacional sobre el clima.

"No dejemos que ese problema degenere hasta el punto en que nuestras relaciones queden totalmente destruidas", dijo Erdogan. "La cumbre (sobre el clima) podría ser una oportunidad para restablecer nuestras relaciones", añadió.

Rusia había anunciado el viernes que pediría de nuevo visado a los turcos a partir del 1 de enero. Este anuncio se produjo un día después de que Moscú lanzara un llamado a todos los rusos presentes en Turquía a regresar a su país, debido a "la actual amenaza terrorista" en dicho país.

"No se trata de venganza, (...) la amenaza es real", advirtió el canciller ruso Sergei Lavrov, poco después de que acusar a Ankara de haber "cruzado la línea de lo que es inaceptable" al abatir el martes un bombardero ruso Su-24 cerca de la frontera siria.

El aparato regresaba de una misión de combate en el noroeste de Siria. Turquía afirma que el bombardero entró en su espacio aéreo y que recibió "10 advertencias en cinco minutos". Sin embargo, Moscú asegura que sobrevolaba territorio sirio y que no recibió ninguna advertencia antes de ser abatido.

Un piloto murió y el segundo fue rescatado tras una operación especial llevada a cabo de forma conjunta por las fuerzas especiales rusas y sirias. En la operación de rescate murió un soldado ruso. Estas son las primeras pérdidas oficiales para el ejército ruso desde el inicio de su intervención en Siria el 30 de septiembre.

Desde este incidente militar, Moscú ha acusado a Turquía de tener vínculos con el grupo Estado Islámico (EI).

Asimismo, Lavrov reiteró que Rusia "apoya activamente" la propuesta del presidente francés, François Hollande, de cerrar la frontera turcosiria.

"Estamos seguros que con el cierre de esta frontera podremos resolver en gran parte la tarea de erradicar el terrorismo en suelo sirio", subrayó.

Rusia había anunciado el jueves que preparaba represalias económicas después de este incidente aéreo, el más grave entre los dos países desde el comienzo de la intervención rusa en Siria.

Estas medidas podrían incluir el congelamiento de proyectos conjuntos, restricciones comerciales o incluso limitaciones sobre el uso de mano de obra turca en Rusia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)