1 de April de 2010 00:00

El Trole nocturno, con menos gente

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Quito
quito@elcomercio.com

A las 00:05 de ayer, en la fila para abordar el Trolebús no hubo largas filas. Los pasajeros Andrés Cevallos y Nelson Ayala fueron los únicos que llegaron hasta la estación norte La Y. Ellos abordaron el trole 61 para movilizarse  al sur.

Ambos se enteraron, a través de las noticias, sobre los nuevos  horarios de funcionamiento  en este sistema de transporte masivo. El plan aplicado por el Municipio funciona desde el sábado pasado.
 


El tiempo de viaje
Se calcula  que el tiempo  para el desplazamiento de las unidades de norte a sur y  viceversa es de 40 minutos. Las unidades se estacionan poco tiempo.  
Durante estos días,   los conductores detienen las unidades donde los   usuarios  solicitan. Esto mientras se difunde las 10 paradas permitidas.   
El Trolebús mantendrá una campaña de difusión masiva sobre el nuevo servicio. En las paradas se pegaron afiches.Cevallos, empleado de una agencia de turismo ubicada en el norte, dijo que el nuevo circuito nocturno le ahorra dinero. “Cuatro días a la semana salgo tarde.

La carrera de un taxi hasta Solanda (sur) me costaba USD 10. El valor  cancelaba la agencia. Con el nuevo horario es un gran ahorro”.
 
La madrugada de ayer el circuito nocturno operó con dos articulados. A las 00:10 partió la unidad 61al sur. Simultáneamente salió otro articulado desde Quitumbe hacia el norte (un fiscalizador da el aviso por radio). A diferencia de lo ocurrido el fin de semana pasado, el flujo de pasajeros disminuyó notablemente en esta semana.

Según los cálculos de la empresa Trolebús, entre la madrugada del sábado y domingo se movilizaron más de 6 000 personas. Eso les obligó a operar con tres unidades y  realizar los  recorridos cada 30 y 45 minutos, el sábado y domingo respectivamente.

El lunes y ayer el sistema volvió a operar cada hora desde las 00:00 hasta las 06:00. La empresa Trolebús aún  no  contabiliza el número de pasajeros que se moviliza.
 
Ayer en la madrugada, el articulado 61 circuló a una velocidad de 40 km/h. A las 00:23, el trole conducido por José Lora se detuvo en la parada La Colón. Allí se subieron  cinco pasajeros, tres con aliento a licor. Lora cobró los USD 0,50 del pasaje. El conductor explicó que los niños y las personas de la tercera edad no tienen preferencia en este horario.

En el nuevo sistema, la empresa Trolebús programó 10 paradas a lo largo del recorrido. Estas son: La Y,  La Colón, El Ejido, Plaza del Teatro, Santo Domingo, Villa Flora, estación sur El Recreo, Mercado Mayorista, Morán Valverde y Quitumbe. En cada una de las estaciones hay un guardia.
Gustavo Salas, fiscalizador del Trolebús, dijo que durante la madrugada hay un plan de seguridad en caso de alguna emergencia. Una camioneta con guardias y dos motocicletas  realizan recorridos continuos. Ayer, Salas se mostró sorprendido por el poco número de pasajeros.

Carlos Poveda, gerente del Trolebús, aseguró que todavía no se realizan los cálculos para determinar la situación económica con la nueva modalidad. Sin embargo, el funcionario -sin dar cifras- detalló que el costo operativo en la madruga es menor a los gastos de los recorridos que realizaban por la misma ruta cuatro buses alimentadores.

La empresa Trolebús tenía  firmado un convenio con los conductores de los alimentadores. El sistema de movilización funcionaba directo desde Quitumbe hasta Carcelén durante la madrugada, sin detenerse.

Poveda aseguró que se trabaja en una campaña de difusión sobre el nuevo servicio. “Estamos haciendo los cálculos de personas y los económicos. De lunes a miércoles es baja la afluencia. Hay incremento de usuarios de  jueves a domingo”.
 
El nuevo servicio   afectó a los taxistas. Por ejemplo, en las afueras del terminal terrestre Quitumbe, en el sur, a las 01:20 de ayer hubo una fila de 18 taxis. En este lugar operan siete cooperativas.   

Fanny Burbano, una mujer taxista, manifestó que espera en la fila hasta dos horas para recoger un cliente. Desde el pasado sábado, Burbano y decenas de taxistas no pueden completar los USD 25 que entregan a los dueños de las unidades. “El otro problema son los taxistas ilegales”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)