17 de January de 2015 20:37

El transporte metropolitano tiene 4 tareas pendientes

En La Recoleta, el carril exclusivo de la av. Pedro Vicente Maldonado, está en mal estado. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

En La Recoleta, el carril exclusivo de la av. Pedro Vicente Maldonado, está en mal estado. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 56
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 1
Mayra Pacheco

La declaratoria de emergencia del sistema metropolitano de transporte tiene tareas pendientes. La medida tomada a fines de junio del 2014 estableció 10 acciones a corto, mediano y largo plazos para optimizar este servicio. De estas se han concretado seis. El resto no está consolidado.

Una de las primeras gestiones que se hicieron para mejorar el transporte metropolitano fue reparar las unidades dañadas. El sistema cuenta con una flota de 235 troles y articulados, de estos 177 estaban en funcionamiento y 58 se encontraban en mal estado. Hasta julio del 2014 se arreglaron 16 y se adquirieron repuestos: llantas, cristales, lubricantes...

Esto permitió que se pueda operar con un promedio de 87 unidades por mes, en el último semestre del 2014. La cifra que se manejaba en el mismo lapso del 2013 fue de 71, según información de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros (Epmtpq).

A pesar de este incremento, en horas pico, los usuarios del Trolebús aún deben aguardar hasta 20 minutos para abordar una unidad. En El Recreo, en el sur, el tiempo transcurre desde que se ingresa a la estación. Ahí la gente hace largas colas para comprar un boleto. Las máquinas de recaudo no funcionan.

Las filas para abordar un trole son también largas, por eso los usuarios frecuentes acuden con anticipación. Esmeralda Guanopatín, moradora de San Bartolo (sur de Quito), contó que sale a las 06:45 desde su casa. La entrada a su trabajo, que queda en la av. 10 de Agosto y Cuero y Caicedo, es a las 08:00. Para ingresar y tener un asiento disponible, el viernes pasado esperó hasta la cuarta unidad despachada. En las anteriores no hubo espacio.

Para ella la declaratoria de emergencia del sistema no ha causado cambios mayores. “Las cosas siguen igual. Hay bastantes usuarios”.

En las unidades del servicio de transporte metropolitano, los índices de ocupación siguen siendo altos. Se pasó de nueve a ocho personas por metro cuadrado. El diseño inicial establece seis por cada m2.

La incorporación de nuevas unidades no redujo estas cifras, porque la demanda de pasajeros también aumentó, explicó Cristóbal Buendía, presidente del Observatorio Ciudadano de Movilidad. En el 2013 se movilizaban a alrededor de 230 574 pasajeros por día y el año anterior se subió a 249 489.

El tiempo de recorrido se ha mantenido también. El viernes pasado movilizarse entre El Recreo y La Y tomó 47 minutos, cuando la media es de 35.

Para mejorar el servicio, aparte de arreglar las unidades, la Epmtpq adquirió 40 nuevos articulados que serán entregados el próximo mes. Estos operarán en el Trole (20) y en la Ecovía (20). Para esto se invirtieron USD 12,9 millones.

Otra de las acciones efectuadas fue la incorporación de nuevas rutas de servicio. Se cuenta con un expreso desde El Ejido hacia las terminales terrestres de Quitumbe y Carcelén, un expreso estudiantil y otro hacia Carapungo.

En el ámbito de seguridad se incorporaron 182 policías metropolitanos en las paradas que tienen mayor demanda y se habilitaron cinco cabinas para recibir denuncias sobre acoso sexual. También se hacen operativos para controlar la invasión de las vías exclusivas.

El concejal Sergio Garnica, jefe de bloque SUMA-Vive y miembro del Directorio de la Epmtpq, señaló que estas acciones han sido positivas, porque la flota de unidades aumentó y se cuenta con más seguridad.

En promedio, según el edil, de los USD 29,5 millones destinados para las acciones de corto y mediano plazos se han ejecutado un 95 %. El resto se concretará en el transcurso del 2015.

En la foto, la parada del Sistema Integrado Trolebus en la Plaza del Teatro, en el Centro Histórico de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

En la foto, la parada del Sistema Integrado Trolebus en la Plaza del Teatro, en el Centro Histórico de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Las obras de la emergencia que aún quedan pendientes es la remodelación integral de paradas. Esto solo se ha concretado en la Plaza del Teatro. La estructura cuenta con asientos, señalética, monitores para informar a los usuarios... los otros andenes conservan la misma apariencia de siempre.

La repavimentación de los carriles preferenciales (Ecovía y tramo sur del Trole) y la información en línea sobre el servicio también siguen en espera.

En cuanto a la prolongación del Trole hacia Calderón y de la Ecovía hacia el Comité del Pueblo y Guamaní, la Secretaría de Movilidad informó que está en fase de estudios.

Por su parte, Buendía consideró que las acciones tomadas durante la emergencia “no han incidido en el servicio”. Según él, para optimizar el transporte se requiere mejorar la gestión en la entidad, reorganizar los procesos operativos, revisar la planta de trabajadores, etc.

Estas tareas deberán ser desarrolladas por el nuevo gerente, Rafael Villalba, quien reemplazo a Rubén Lozano, desde la semana anterior.

CIFRAS

235 unidades conforman la flota del sistema metropolitano de transporte.

275 000 usuarios se movilizan a diario en el Trole, Ecovía y corredores de este sistema

8 pasajeros por metro cuadrado viajan en las unidades del transporte municipal.

40 articulados nuevos llegarán en febrero. Ahí se terminará la emergencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (3)