13 de octubre de 2014 20:15

Las congestiones en los valles obligan a salir más temprano

Trafico foto.
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 59
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 6
Contento 0
Valeria Heredia. Redactora (I)
jheredia@elcomercio.com

Los valles de Los Chillos y Tumbaco tienen algo en común: las congestiones que se forman en las principales vías que conectan hasta Quito, la Interoceánica y la autopista General Rumiñahui.

Con el incremento de vehículos y de personas, los tiempos de congestión se extienden, por lo que las personas deben salir más temprano. En el caso del parque automotor, entre septiembre y octubre, en la vía Interoceánica, hubo un incremento de casi el 50% de vehículos que utilizan esta vía, entre las 05:00 y las 09:00. Una de las razones es el ingreso de clases, desde septiembre pasado. A esto se suma, el pico y placa.

Diariamente, Doris López, una docente que vive en El Vínculo, en el cantón Rumiñahui, tiene que salir con dos horas de anticipación para llegar a su trabajo en San Carlos, en el norte de la urbe. Tiene que estar en la parada a las 04:45. Toma un bus que la deja en el sector de El Choclo y luego otro hacia el Playón de La Marín.

Recuerda que el año anterior no tenía que madrugar tanto. “Salía a las 05:15 para evitar la congestión en tres puntos: El Triángulo, el peaje y El Trébol”.

Estos tres sectores son los nudos críticos que dificultan la movilización de las personas. Actualmente, el tránsito va desde el puente dos hasta El Trébol. “Antes, iba desde el peaje en adelante”, dijo López.

En un recorrido realizado por este Diario, el pasado lunes, se registró que alrededor de las 05:30 los pobladores empiezan a salir de sus casas, en busca de un bus o en sus autos. El motivo: no quieren que la congestión los demore.

Las largas filas de vehículos particulares, buses, escolares, empresariales e incluso motos copan las principales vías de conexión. Igual situación se observa en las paradas de buses, donde los usuarios hacen filas de hasta 30 personas.

Una de ellas es Diana Pita. Vive en el sector de Inchalillo, en Rumiñahui. Se levanta a las 04:30 para alistarse y salir de su casa a las 05:30. Tiene que estar a las 05:45 en El Choclo para llegar a su trabajo en la Universidad Andina, en La Floresta. Su horario de ingreso es a las 07:00. “Prefiero estar unos 10 minutos antes que atrasarme”. Aunque, la mayoría de veces, llega con el tiempo justo. Reconoce que hace dos años, a las 06:20 estaba cerca del peaje. Hoy, suele estar por el puente 2.

congestión peaje

Según datos proporcionados por la Administración del peaje de la autopista General Rumiñahui, en septiembre, desde las 05:00 hasta las 09:00 se registró un promedio de 11 000 automotores. Mientras que en octubre fue de 11 594 (ver infografía por horas de las dos arterias).

Los trabajadores no son los únicos que madrugan. Los estudiantes también tienen que salir con más de una hora de anticipación. Mariela Monje estudia Ingeniería en Sistemas en la Universidad Católica. Se levanta a las 04:30. Se demora una hora y cuarto desde Amaguaña hasta la universidad. “A veces me hago más tiempo, en especial cuando ocurren accidentes o en días lluviosos”.

Para ella, una solución es comprar un carro, ya que los buses se demoran. Lo mismo hizo una tía. “Adquirieron un auto por cada uno de los miembros de la familia. En total son tres. Todos se movilizan a Quito, en tres vehículos”. Desde las 09:00, la situación cambia.

En Tumbaco pasa lo mismo

La Interoceánica es la principal vía de conexión con Quito. En esta arteria se registra una fuerte carga vehicular a partir de las 06:10. Los sitios de mayor congestión son: la Y de Pifo, el puente del Chiche, El Nacional, la entrada al parque central de Cumbayá y Miravalle.

La rutina de Franklin Pozo, quien labora por la Universidad Central, es rápida. A las 05:45 tiene que salir de su casa. Se demora una hora y veinte minutos en llegar a su trabajo. Según este hombre, es un “dolor de cabeza” esperar una unidad, ya que la mayoría va repleta. Hace dos años, él salía con una hora de antelación. Las cosas han cambiado por el incremento vehicular.
La congestión no es un tema aislado en los valles.

En el norte, en Carcelén o en el sur por La Mariscal Sucre, hay trancones fuertes. Según la Encuesta de Movilidad, elaborada en la administración pasada, en la mañana, el período pico es de 06:00 a 08:00. En este lapso se registró casi medio millón de viajes. Lo mismo ocurre en la tarde y noche.

En contexto

El crecimiento poblacional y del parque automotor en Los Chillos y Tumbaco ha provocado que las horas de congestión cambien. Antes, los pobladores tenían que salir con una hora de anticipación. Hoy lo hacen con una hora y media o dos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)