6 de abril de 2017 00:00

Tonsupa espera créditos de reconstrucción

Otros edificios con departamentos particulares se reparan paulatinamente. Foto: Marcel Bonilla/EL COMERCIO

Otros edificios con departamentos particulares se reparan paulatinamente. Foto: Marcel Bonilla/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Marcel Bonilla
Redactor (I)
[email protected]

La reconstrucción de los hoteles en Tonsupa depende de los resultados que arrojen los estudios técnicos.

Solo con esos análisis, los dueños pueden acceder a los créditos de la Corporación Financiera Nacional (CFN); sin embargo, los afectados dicen que no cuentan con dinero para financiar los estudios.

Durante una reunión del pasado jueves, en Tonsupa, los representantes de la Secretaría de Reconstrucción y del Ministerio de Turismo se comprometieron a afrontar el costo de esos estudios, con el fin de que la reconstrucción empiece lo más pronto posible.

Tras el sismo del 19 de diciembre del 2016, una de los sectores más afectados fue el hotelero, en Atacames, y más en su parroquia Tonsupa.

Las pérdidas aún no son cuantificadas porque están pendientes las inspecciones técnicas a los inmuebles con sellos rojos y amarillos.
Tras 90 días del temblor de 5.1 grados, el balance es de 237 construcciones afectadas levemente, 439 tienen afectaciones graves y 39 demolidas. En estas últimas se incluyen 25 hoteles. Sus propietarios paralizaron sus actividades.

Según un informe del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), en Tonsupa existen 261 construcciones que necesitan estudios especializados; de esos, 56 son condominios y hoteles identificados con sellos rojos y amarillos. Sus propietarios deben presentar los estudios, para determinar si tienen que ser demolidos o reparados.

El presidente provincial de la Cámara de Turismo, Carlos Acosta, explica que el sector privado no ha podido acceder a créditos porque debe cumplir los requisitos técnicos y lo hará en los próximos dos meses, con la ayuda del Ministerio de Turismo.

Jaime Gaibor, propietario del Hotel Casas del Mar, una de las construcciones demolidas, necesita USD 400 000 para levantar su hotel nuevamente. Su propiedad estaba en la zona Club del Pacífico, de Tonsupa, y se fue al piso.

Otro de los afectados es Elquin Mejía, propietario del Hotel Cabo Blanco, que requiere de USD 500 000, aproximadamente, para construir otro hotel, pues el que tenía quedó destruido totalmente.

Entre los hoteles demolidos están Casas del Mar, España, Pelícano, Cabo Blanco y el Fogón Manabita, en el malecón de Tonsupa; en Atacames están San Vallecito, Andy, El Sueño y Tierranova (un hotel -restaurante).

Según Bayardo Ramírez, coordinador zonal del Miduvi, en la provincia de Esmeraldas se han invertido cerca de USD 38 millones en reasentamientos, construcciones y reconstrucciones de las zonas afectadas.

Pablo Jaramillo, dueño de la Hostería Puerto Pelícano, obtuvo un crédito de USD 20 000 a través de BanEcuador, con lo que logró construir tres habitaciones, pero dice que necesita USD 50 000 más para avanzar con la reconstrucción de toda sus hostería.

En el cantón Atacames, Ban­Ecuador ha entregado 203 créditos para servicios, comercio y turismo, que en total ascienden a USD 2,6 millones, según la gerenta de esa entidad, Verónica Castillo. Los crédi­tos han servido para mejorar sus negocios y parte de la infraestructura.

“Los créditos macros para reconstrucciones del sector privado deben ser canalizados a través de la CFN”, explica la directora provincial del Miduvi, Liliana Sabando.

De los 56 condominios y hoteles, en el momento ocho dueños han presentado los estudios. Cuatro ya han sido autorizados para la reparación y podrían estar listos para el feriado de Semana Santa.
En el sector Club del Pacífico, del balneario de Tonsupa, se observa a los obreros que trabajan sobre andamios para cambiar la mampostería en algunos condominios.

Los dueños de los departamentos afectados levemente realizan las reparaciones en las que invierten USD 10 000. Por ejemplo, cambian los pisos, paredes y hacen readecuaciones de espacios verdes.

La falta de intervención oportuna en los condominios, según Acosta, ha limitado la presencia de turistas que mayoritariamente se quedan en esos sitios; por eso la alternativa es tener hoteles en buen estado para hospedar a los visitantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)