6 de December de 2009 00:00

El título se celebró en medio de la lluvia

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Deportes

El silbato  del árbitro Carlos Vera suena y Luis Fernando Saritama levanta los brazos. Esa   última acción     de Carlos Vera en el partido  en el estadio Atahualpa  causa el delirio de  los jugadores azulgranas.

Son las 17:50 y el cielo  empieza a oscurecer. Pero Saritama y sus compañeros apenas se preocupan. Es hora de festejar el bicampeonato del equipo azulgrana. 

Saritama, el más querido de la afición y quien ayer salió al césped del estadio  con la cinta de capitán, es uno de los más emocionados.  Sus compañeros también están felices:  empiezan a abrazarse, a gritar y a celebrar. En los graderíos también  se escuchan cánticos, se observan abrazos y besos. 

En la cancha, otros  animados son el argentino Iván Borghello y el defensa Giovanny Caicedo. El argentino se pone  una gorra de color naranja y empieza a saltar en  la pista sintética del escenario.

Johvanni Ibarra también está feliz. El arquero titular del Deportivo Quito acaba de conquistar su sexto título en su extensa carrera y el segundo con el club chulla.

Por eso, aplaude, agradece a los aficionados y besa su camiseta. Mientras el golero  muestra su agradecimiento, sus compañeros empiezan a dar la tradicional vuelta olímpica por la pista.

Aunque aún no han recibido el trofeo dorado  por su título,  empiezan a recorrer la cancha. Desde  la preferencia salen  juegos pirotécnicos y luces de colores.

Una llovizna empieza a caer  y los jugadores ingresan al camerino. Aun así, sus seguidores se quedan en las gradas. Luego de 20 minutos,  los jugadores del  Deportivo Cuenca aparecen en la cancha. Aunque perdieron el título y el partido se los ve tranquilos.  Ellos reciben las medallas en medio de una fuerte lluvia.

Luego, es el momento de los campeones. Los futbolistas chullas vuelven a aparecer en la cancha, liderados por Iván Hurtado.

El ‘Bam Bam’ es uno de los más serenos del grupo. “El partido fue complicado. Pero supimos manejar la presión. Esa fue la clave”.

Oswaldo Minda, quien sostiene a su hijo, es más efusivo. El volante agradece a los hinchas. “Este plantel supo soportar muchos problemas: la falta de pago de sueldos, la desconfianza de algunos periodistas. Pero hemos demostrado que sí podemos”.

Las declaraciones culminan y los jugadores suben a una tarima. Ahí, Hurtado toma la Copa y la besa. Luego, él y sus compañeros empiezan a dar otra vuelta olímpica. Al llegar al sector de la preferencia, los jugadores se detienen y empiezan a cantar: “Quiteños, quiteños, quiteños de corazón. Salta la Mafia y dale al tambor,  que el Quito será campeón...”.

La lluvia cae intensamente. Pero jugadores e hinchas no quieren abandonar el estadio. Hoy tendrán otro festejo:  almorzarán con los directivos del Grupo SEK, nuevo administrador del club.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)