20 de diciembre de 2016 15:35

La tierra de Atacames no deja de temblar desde la madrugada

Los sismos en Atacames han hecho que el cantón esmeraldeño luzca desolado. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Los sismos en Atacames han hecho que el cantón esmeraldeño luzca desolado. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 48
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Betty Jumbo
Editora (I)

La tierra no deja de temblar en los cantones Atacames y Esmeraldas, en la 'Provincia Verde'. Los habitantes de la parroquia Tonsupa (Atacames), especialmente, siguen asustados por las réplicas del sismo de 5.7 grados que se produjo a las 02:11 del lunes 19 de diciembre del 2016.

Desde la madrugada (04:25) de este martes 20 de diciembre, los pobladores no han dejado de sentir los movimientos de la tierra, pues hasta este momento se han presentado ssiete sismos, según los reportes del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.


El más fuerte del amanecer ocurrió a las 05:49, pues la magnitud fue de 4.8 grados. Los esmeraldeños de la capital provincial, Atacames, Rioverde y Muisne sintieron el temblor; aunque a las 04:25 ya se percataron de otro de 3.9 grados y desde ese momento no pudieron dormir. Los pobladores salieron a las calles por precaución.

El gobernador de Esmeraldas, Gabriel Rivera, se reunió desde las 07:00 con el Alcalde y las autoridades del cantón Atacames, para establecer los sitios para los refugios de las personas afectadas por el sismo del lunes. Se estableció que en cada barrio, donde existan canchas múltiples, se levantarán las carpas para que allí duerman los damnificados.

En el transcurso del día ocurrieron otros sismos de entre 3 y 4 grados en la escala de Richter, pero al medio día un temblor de 5.1 grados sacudió el mismo sector.

La actividad comercial estuvo totalmente apagada en Tonsupa y el poblado de Atacames, debido a los temores por las réplicas. No hay ventas y tampoco turistas, que desaparecieron el lunes, tras el sismo de 5.7 grados.

El tráfico vehicular se ha reducido por la vía Esmeraldas-Atacames. La suspensión de las actividades educativas ha incidido en un menor tránsito por esos accesos.

El fuerte temblor, que destruyó 10 infraestructuras y afectó a otras 70, se produjo por la activación de una falla geológica, que surgió tras el terremoto del 16 de abril del 2016. Es decir, el sismo ocurrió por la liberación de energía en esa falla y el epicentro se ubicó frente a las costas de Atacames.

La activación de la falla frente a las costas de Esmeraldas se registró desde inicios de diciembre y se sintió con mayor intensidad el 12 de diciembre, con un sismo de 5.1 grados. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (3)