16 de January de 2010 00:00

En la terraza de su casa puede cultivar un huerto de hortalizas

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Agromar 
agromar@elcomercio.com

Elvia Velásquez convirtió a la pequeña terraza de su casa en un huerto. 

Allí cosecha rábanos, tomates cherry (pequeño), acelga, espinacas, frutillas, cilantro, perejil, cebollas… Los frutos crecen en baldes de plástico.

Parece imposible, pero se puede cultivar en esos mínimos espacios y tener alimentos. Esta ama de casa, quien vive en la entrada a Llano Grande (norte de Quito), muestra cómo se siembra (ver fotos). No es complicado. Se necesitan baldes, pedazos de   bloque , tierra negra, estiércol (de caballo, vaca, gallina, cuy o conejo), abono vegetal (desperdicios orgánicos) y  semilla.

Elvia consiguió los baldes en los locales donde venden pinturas y en  lubricadoras. Pagó entre USD 0,50  por cada uno. También los venden en USD 1 en el Mercado de San Roque.
 
La tierra la  adquirió sin costo en  Calderón. Pero hay otros lugares para obtenerla. Se puede ir al botadero de Zámbiza o a los supermercados.
En la percha de las  flores se venden fundas con tierra y abono. Los dos kilos no sobrepasan los USD 0,90.

El abono vegetal no le costó nada. Recogió las cortezas de mango,  tomate de árbol, zanahoria, hojas de lechuga dañadas y el cernido del
morocho que desechó mientras cocinaba.

El estiércol de caballo también le salió gratis.  Ella lo recogió en  sus caminatas por el parque  La Carolina.     Compró la semilla en un almacén de agroquímicos de Cotocollao. Pago USD 0,30 por la funda con cinco decenas de semillas. En casas comerciales de marca cuestan hasta 1,50. En total, no gastó más de USD 1 por cada balde sembrado.
 
La siembra no se hace cuando hay luna creciente, porque las plantas no crecen. Por eso, es importante guiarse  del calendario lunar, que  se vende en  librerías.

Los 36 baldes cultivados por Elvia están sobre los bordes de la terraza, que siempre recibe el sol. Tienen que estar lejos del alcance de las mascotas, como perros, para que no los dañen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)