7 de November de 2009 00:00

Las térmicas generan el 60% de la energía

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cuenca
cuenca@elcomercio.com

El prolongado estiaje en el Austro mostró que la realidad del sector eléctrico del país no cambió. El sector sigue dependiendo de lo que ocurra con la Central  Paute,  que funciona desde 1983.

En los últimos años,  en el Austro  hubo gran cantidad de pluviosidad, por ello no hubo problemas en el suministro. El 6 de noviembre de 2008, Paute tuvo un caudal de 157,15 metros cúbicos por segundo y estuvo  en los 1 990,89 metros. Ayer fue distinto, con 33,1 y 1 968,23, en ese orden.

En condiciones normales esta generadora aporta con el 35% de la demanda nacional, que en  horas pico (de 18:00 a 22:00) alcanza  los 2 600 megavatios/hora. Ahora, esta central solo entrega el 15%, reconoció el ministro de Electricidad, Esteban Albornoz.

A este problema se suma la sequía en Colombia, que  antes aportaba con el 10% de la demanda local y ahora solo  entrega del 5% al 6%. Por eso, se tuvieron que potenciar las centrales termoeléctricas, que actualmente aportan con el 60% del  requerimiento nacional, dijo Albornoz.
Según él,   dos   centrales térmicas  privadas están en mantenimiento y operarán  desde el 15 de este mes. “Allí tendremos una recuperación de la oferta energética”.

Ayer, la demanda de energía en el país entre las 00:00 y  las 17:00 llegó a los  26 257 megavatios, según  el Centro Nacional de Control de Energía.  Mientras que el aporte  de hidroeléctricas y termoeléctricas y de Colombia  sumó   27 357 megavatios.

La diferencia son las pérdidas inevitables en la distribución, dice Carlos Durán, presidente de la Empresa Eléctrica Centro Sur.  En el país  funcionan ocho hidroeléctricas y 11 centrales térmicas.

Entre estas últimas están  Electroguayas, Electroquil,  Machala Power, Termoguayas, Termopichincha y Termoesmeradas. Hasta las 17:00 de ayer, el sector térmico, que usa búnker y vapor,  produjo  17 802 megavatios y el  hidroeléctrico  generó  8 252,8.

Según el experto en el sector  térmico, Iván Ortega,  varias  de estas  centrales   funcionan al máximo. “Por lo menos unas 18 horas al día  están generando en su totalidad”.  Para él,   los apagones no solo tienen que ver con Paute, sino también con  la entrega de energía desde Colombia.

Aseguró que en épocas normales llegaban al país 200 megavatios y ahora eso se redujo considerablemente. “Si Colombia nos enviara más energía, no tendríamos apagones”. Pero en ese país también se registra una sequía.

Por ahora, las lluvias seguirán siendo la principal solución para la generación. Esa es la opinión  del presidente del Colegio de Ingenieros Eléctricos del Azuay, Fernando Solórzano, quien ya habló sobre la posibilidad de cortes de energía en agosto pasado. “No hay  una manera a corto plazo, que no sean las lluvias, que ayude a evitar los cortes de energía”.

Dijo que la demanda crece  un 20% cada año, por ello, anualmente  se necesitaría una generadora como la hidroeléctrica Ocaña (26 megavatios), que se construye en Cañar,  para que la oferta crezca a la par de las necesidades.

Solórzano agregó que el problema pasa por la falta de políticas de ahorro. Ello significa, dijo, fijar medidas prácticas. “Los focos ahorrados no son una forma eficiente para aminorar el consumo de energía”. 

Para  Albornoz, esta  sequía es la  más fuerte en  45 años. “Lleva seis semanas y en ese tiempo garantizamos el servicio, pero los caudales siguieron bajando y ya no se pudo garantizar”. En esta época,  los caudales de ingreso  a Paute   oscilaban  entre los  70 y 80 m3 por segundo. Ahora, es de 33. 
  
Ayer, el presidente Rafael Correa aseguró que por un error de cálculo ordenó, sin previo aviso, los racionamientos de energía.

“Eso ha causado desórdenes en las vías y descontento en la población”. Añadió que su equipo calculaba que lloviera el lunes pasado, pero eso no ocurrió.
Finalmente, se disculpó por la medida y anunció que el sector eléctrico ya fue declarado en emergencia, para afrontar los efectos del estiaje.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)