6 de April de 2010 00:00

La tensión domina en Zona de Miedo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Espectáculos No pudo memorizar  su apellido, pero recuerda que es una mujer quien   dirigió la película que ganó el premio Oscar de la Academia. “Me parece que era Katy o Katherine. Eso sí el apellido ni me pregunte; ahí  sí no sé”. El hecho de que una mujer haya ganado el máximo galardón del cine,  con la película ‘Zona de Miedo’,   era suficiente motivo para que Marta Castro concurriera al cine  la tarde fría del  domingo.             Elena Pérez fue   porque una amiga le recomendó la película. “Me dijeron que es impresionante. Habrá que verla”.    La película, para David Andrade, es pura tensión de principio a fin, aunque admite que no le gustó el final. “Es una película   que busca ser  fiel a la realidad vivida en la guerra, pero al final la friega, porque no suena real que el   soldado  vuelva  a una zona de riesgo y no prefiera quedarse con su familia. Eso es masoquismo”.      En esta película, su directora, Kathryn Bigelow,    relata la historia de un  militar, William James, quien llega a Iraq con la misión de desactivar bombas.Según David Andrade,  en un filme  sobre la guerra de Iraq choca que el protagonista no sea alguien  temeroso  por lo que ocurre.“Transmite demasiado coraje; parece que disfruta de lo que hace”. William James, el protagonista de esta historia, es un experto en  desactivación  controlada de bombas. Su trabajo es  tan  peligroso que cualquier  movimiento en falso puede matarlo a él y a cualquiera de sus compañeros.   Mientras  los miembros de la Unidad Bravo  quieren que el trabajo finalice  para volver a casa, James ama el riesgo.   Incluso al final de la película regresa al campo de batalla para continuar con su oficio.    Pero no todos son como él. El soldado  Sanborn  muestra  su  temor en varias escenas   y aunque al principio de la película no    quiere tener hijos, más tarde demuestra su deseo por tenerlos  cuando se siente   próximo a la muerte. El soldado   Eldridge, en cambio, tiene dificultades para asimilar el miedo e  intenta superarlo    con la ayuda de un    psicólogo del Ejército. En esta cinta, no solo  sorprende el   amor al peligro,   también la intensidad  propia de la guerra y la lucha por sobrevivir.     Hay  escenas  estremecedoras, como aquella en la que   James encuentra muerto a un niño iraquí, al que confunde con     Beckham, un muchacho al que le   compraba  películas.  El hallazgo del niño con el vientre   cocido convertido en una bomba es una escena impactante, así como el enfrentamiento   entre los soldados  Sanborn y James  cuando  se emborrachan.       “A mí lo que me impactó fue la temeridad con la que el soldado gringo  desactiva  las bombas, sin importarle ni su propia vida. ¿Será que son asimismo  los soldados que están en Iraq?”.    David Andrade concluye  que  esta película debería verla, en primera fila,   el presidente de Estados Unidos, Barak  Obama. “Si la mira verá que la guerra tiene historias terribles”.  A  Marta Castro la película la mantuvo en vilo  de principio a fin. “Demasiado sufrimiento, mucha violencia. Pobre gente”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)