17 de octubre de 2017 00:00

Nueva tasa elevará el costo de producción

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana (centro, der.), junto a los empresarios. Foto: Cortesía Ministerio de Comercio Exterior

El ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana (centro, der.), junto a los empresarios. Foto: Cortesía Ministerio de Comercio Exterior

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Carolina Enríquez
Redactora(I)

La aplicación general de la tasa de 10 centavos para el control del contrabando tendrá un alto costo para las industrias, advierten los empresarios.

Como parte del plan económico del presidente Lenín Moreno, se estableció el cobro de este valor como medida para luchar contra el contrabando y la defraudación al Estado.

Según el director de la Aduana, Mauro Andino, se trata de una tasa de control para todas las importaciones y se aplicará por unidad de producto. En aquellos bienes que llegan al granel se deberá definir una unidad de medida para aplicar la tasa; esto es, gramos, kilos, litros, mililitros, etc.

Para Richard Martínez, presidente de la Cámara de Industrias y Producción (CIP) e integrante del Consejo Consultivo Productivo y Tributario, la medida impactará principalmente en artículos al granel que requieren las industrias, como trigo, poliestireno (para hacer espumaflex), maíz, etc .

Este cobro, según el gremio, representa en la práctica la fijación de un arancel implícito.

Datos de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) revelan que entre los productos que más llegan por esta vía se encuentra trigo, planchas de acero, aceite crudo de soya, polipropileno, etc. La entidad habla de un arancel implícito del 45% para el trigo si se fija la tasa, mientras que la CIP determina uno del 14% para el poliestireno, entre otros.

Martínez indicó que el impacto para las empresas es alto aunque USD 0,10 parezcan poco. Si se importa una tonelada, implica que se traen 1 000 kilos, lo cual multiplicado por el valor de la tasa representa USD 100 por cada tonelada.

El sector privado considera que eso impactará en la competitividad de las industrias, tomando en cuenta que la medida afectará a las materias primas, insumos y bienes de capital para las empresas.

Iván Ontaneda, presidente del Directorio de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), indicó que la consecuencia de fijar la tasa será un incremento en el costo de producción de los bienes destinados a la exportación.

Ayer, 16 de octubre de 2017, representantes de sectores productivos mantuvieron una reunión con el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, para buscar información sobre la implementación de esta medida y de la aplicación del arancel mixto a 375 partidas arancelarias.

En el encuentro, indicó Ontaneda, el funcionario se comprometió a solicitar infor­mación al Frente Económico, el cual está a cargo del tema.

Los empresarios presentaron al Ministro las posibles afectaciones de la tasa de USD 0,10 para las industrias.

El sector privado aún no ha podido cuantificar el impacto en millones de dólares, “porque la información es escasa”.

Se tenía previsto tratar este tema en el marco del Consejo Consultivo, que se reu­nió la tarde de ayer. Ontaneda considera que es inviable aplicar la medida sin que haya un diálogo con el Gobierno.

El Director de la Aduana justificó las medidas como parte de una política de Estado de lucha contra el contrabando. El mecanismo para el cobro de la tasa está a cargo del ente, que hasta ayer afinaba los detalles para su implementación.

Marco Carrión, presidente de la Cámara de Pequeños Empresarios (Canape) e integrante del Consejo Consultivo, espera que la tasa de USD 0,10 se aplique solo para las partidas con arancel mixto, cuyo mecanismo de aplicación está a cargo del Comité de Comercio Exterior (Comex).

Con ello, la medida se aplicará solo a productos de consumo duradero y no a insumos ni a materias primas.

Si se gravaran los bienes que requiere la industria, el impacto sería fuerte. Lo que sí destacó el empresario son algunos incentivos en materia tributaria que planteó el presidente Lenín Moreno.

Uno de ellos es que para las empresas que facturen menos de USD 300 000 se decidió no cobrar el anticipo del impuesto a la renta (IR). Según el Gobierno, esas son las firmas que más empleo generan.

Pero para Patricio Alarcón, presidente de la CCQ, las medidas no son las más adecuadas. Considera que debieran aplicarse otros incentivos, tomando en cuenta que las empresas que facturan más de USD 300 000 generan ocho de cada 10 fuentes de empleo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)