2 de abril de 2015 21:44

Calibración de taximetros, vital para el aumento

Gremio de taxistas

El gremio de taxistas del Distrito ayer festejó el incremento de las tarifas del servicio en la urbe, en la Plaza Grande. Foto: Alfredo Lagla/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 51
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 8
Redacción Quito  (I) 
quito@elcomercio.com
Quito

No pasó más de media hora desde que se conoció la aprobación de la Ordenanza que fija el alza de tarifas de las carreras de taxi, para ser un argumento con el cual cobrar más.

Ayer, Diego P. detuvo un taxi en el sector de La Marín. El destino era la Argelia Baja. Ni bien se subió, la respuesta del conductor fue: “Allá le cuesta USD 4. No ve que ya subió”. El usuario optó por tomar otro taxi.

Si bien el Concejo Metropolitano aprobó el incremento de la carrera mínima diurna, de USD 1 a USD 1,45, aún no está vigente. Hay acciones pendientes que deben ejecutarse.

En el proceso resta que la normativa, como ocurre en estos casos, debe ser sancionada por el alcalde Mauricio Rodas. Además, falta la calibración de los taxímetros, con la supervisión del Municipio. Todo el proceso duraría un mes, indicó el concejal Eddy Sánchez, presidente de la Comisión de Movilidad del Municipio.

Darío Tapia, secretario de Movilidad, confirmó que antes de la aplicación de las tarifas se deben reprogramar los equipos de 14 100 unidades. Hasta tanto, no se debe pagar más. Por esa razón, el argumento de que ya se aprobaron las tarifas y se cobra más, no es viable.

Una vez que entre en vigencia la normativa municipal, también empezarán los controles, a cargo de los agentes civiles de tránsito. Adicionalmente, se anunciará el número telefónico gratuito para que la ciudadanía pueda denunciar.

Esto tiene un argumento: con el incremento de la tarifa, los conductores adquirieron compromisos: como la obligación de usar el taxímetro las 24 horas, no negarse a trasladar a un pasajero a cualquier destino de la urbe y mejorar el servicio a los usuarios del sistema.

Sánchez informó que los controles se harán mediante operativos, con agentes ubicados en distintos lugares de la urbe e incluso estarán vestidos de civil para verificar cómo se presta el servicio en la ciudad.

Según Carlos Brunis, dirigente del gremio amarillo de Pichincha, el compromiso fue adquirido y los conductores están dispuesto a cumplir. Están conscientes de los controles.

Por su parte, Paco Velasco, otro de los directivos del taxismo, apuntó que se terminaron los abusos de algunos elementos del gremio y que todos deben cumplir con lo establecidos. Esto incluye que las tarifas se respetarán de lunes a domingo y, en los feriados, la base será el rubro de la carrera mínima nocturna. En días regulares, esta regirá desde las 19:00.

Estos parámetros se fijaron en la sesión extraordinaria del Concejo Metropolitano, donde se aprobó en segundo debate.Pero no faltaron los cuestionamientos del bloque de concejales de Alianza País. Carlos Páez, jefe de la bancada, insistió en las inconsistencias de los estudios hechos por la Universidad Católica. Este documento se empleó para sustentar, en el proyecto de Ordenanza, el aumento de las tarifas.

Antes del inicio de la sesión, los nueve ediles de Alianza País dieron una rueda de prensa, anunciando que no ingresarán. Páez recalcó que no estaban en contra de la revisión de la tarifa, pues esta estuvo congelada por 12 años y era una justa aspiración de los taxistas. Adicionalmente, cuestionó que en la Ordenanza no se clarifica cómo se va a ejercer el control.

La ausencia de los concejales fue duramente cuestionada por el resto de ediles capitalinos, como Eduardo del Pozo (Creo), Marco Ponce y Renata Moreno (SUMA-Vive). Hablaron de politización. Moreno indicó que “ya no sorprende la ausencia” y que sentía “vergüenza ajena”. Antonio Ricaurte, por su parte, dijo que el “paquetazo arancelario (salvaguardias vigentes) afecta a los bolsillos de los quiteños y también ha incidido en el alza”.

El festejo en las afueras

Mientras en el Concejo se aprobaba la Ordenanza, en la Plaza Grande unos 3 000 taxistas aguardaban para conocer la noticia. Los choferes se ubicaron en buena parte de la plaza.
Brunis y Velasco hicieron el anuncio, entre gritos y algarabía. El primero indicó que el festejo seguiría en la Unión de Cooperativas de Transporte en Taxis, en el sur.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)