14 de febrero de 2018 06:57

Sudáfrica espera impaciente la respuesta de Zuma al pedido de renuncia

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha sido señalado por escándalos de corrupción. El Parlamento en ese país espera su dimisión, este 14 de febrero del 2018. Foto: AFP

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha sido señalado por escándalos de corrupción. El Parlamento en ese país espera su dimisión, este 14 de febrero del 2018. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Sudáfrica esperaba este miércoles 14 de febrero del 2018 con impaciencia una declaración pública del presidente Jacob Zuma, en respuesta al pedido de renuncia formulado por su propio partido, el Congreso Nacional Africano (ANC).

Mientras los medios se hacían eco de rumores sobre una posible declaración de Zuma durante la mañana desde su oficina de Union Buildings en Pretoria, la presidencia barría con todas las versiones extraoficiales al asegurar que no está prevista ninguna intervención.

Con el país pendiente de que Zuma aclare su futuro, la policía allanó el miércoles en la mañana la casa en Johannesburgo de la polémica familia Gupta, en el centro de los escándalos que involucran al presidente.

El operativo se realizó en el marco de las investigaciones sobre el supuesto tráfico de influencias y desvío de fondos públicos de un grupo de empresarios muy cercanos al presidente Zuma.

Después de varias semanas de fallidas negociaciones con Zuma, que hundieron al país en una importante crisis política, la dirección del ANC decidió el martes 13 de febrero exigirle que deje el poder lo antes posible.

El Comité Ejecutivo del partido oficialista (NEC) “decidió (...) sacar al compañero Jacob Zuma”, anunció el secretario general del partido Ace Magashule, horas después de una reunión maratónica que reflejó las divisiones al interior del ANC.

Cyril Ramaphosa, que asumió en diciembre el liderazgo del ANC, busca la salida de Zuma, salpicado en varios casos de corrupción, con el fin de evitar una catástrofe electoral en las elecciones generales de 2019.

La orden para que Zuma renuncie fue recibida en Sudáfrica con alivio. Pero, a falta de que se le impusiera cronograma, se especula que el jefe de Estado ignore estos llamados a dimitir.

En principio, el Mandatario sudafricano no tienen ninguna obligación constitucional a respetar la decisión del NEC. Pero, si se niega a acatar la orden de su partido, la ANC puede entonces presentar una moción de censura ante el Parlamento para removerlo del poder.


'La decisión correcta'


Ace Magashule afirmó como secretario general del ANC que Zuma “aceptó el principio retirarse” pero con la condición de que sea en un plazo de tres a seis meses, algo que el partido rechazó.

“Nosotros no le pusimos ninguna fecha límite” pero “sé que el presidente va a responder mañana” miércoles, dijo Magashule, en una conferencia de prensa el martes en Johannesburgo.

Jacob Zuma se ha mantenido en silencio desde hace varios días.

El ministro sudafricano de Finanzas Malusi Gigaba espera que el presidente Zuma anuncie su dimisión lo antes posible, dijo a la cadena de noticias CNN.

“Eso es lo que esperamos, (...) tomará la decisión correcta, lo que el NEC espera de él”, dijo Gigaba. “Y si no lo hace, el NEC hará los procedimientos necesarios para solucionarlo”.

Si el caso de Zuma llega al Parlamento, la moción de censura debe ser adoptada con la mayoría absoluta de los 400 diputados para que tenga validez.

La bancada parlamentaria del ANC tiene previsto reunirse este miércoles para debatir la situación política.

Sin salida


Algunos analistas señalan que si bien Zuma parece estar en un túnel sin salida también advierten que hay que ser cautelosos, pues hasta ahora ha demostrado una gran capacidad de salir aflote en esta larga crisis política.

“La decisión del ANC ha firmado su sentencia de muerte”, señaló Ben Payton, un analista de la firma Maplecroft. “No tiene escapatoria posible (...). Si se niega a renunciar, se verá obligado a partir por una moción de censura que seguramente perderá”.

El lunes en la noche se mantuvo en su postura negado a dimitir, cuando Cyril Ramaphosa fue personalmente a su residencia en Pretoria para rogarle que renunciara como la salida más digna.

La oposición, que reclamó la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas, consideró el episodio del lunes de Ramaphosa como una prueba de debilidad del máximo líder del ANC.

“El hecho es que Jacob Zuma sigue siendo presidente y tiene el poder”, lamentó el jefe de la opositora Alianza Democrática (DA), Mmusi Maimane. “La única forma de apartarlo es votando en el Parlamento una moción de censura”, insistió.

EL ANC es el partido que ha estado en el poder de Sudáfrica desde el fin del apartheid en 1994. Pero en los últimos años ha perdido popularidad al verse salpicado de varios escándalos de corrupción, mientras el país resiente una desaceleración económica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)