18 de diciembre de 2014 17:30

¿Suavizará Maduro su confrontación con el imperio?

Nicolás Maduro presidente de Venezuela. Foto: EFE

Nicolás Maduro presidente de Venezuela. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 6
Agencia DPA

Ahora que las relaciones entre Estados Unidos y Cuba avanzan hacia la normalización, un escenario impensado por décadas, el gobierno venezolano entra en una encrucijada sobre la utilidad de su discurso antinorteamericano, en momentos en que el presidente Nicolás Maduro enfrenta un desplome económico.

Analistas y dirigentes opositores se preguntan ahora qué hará Maduro en los próximos meses, cuando parecía seguro que el mandatarario se disponía a utilizar las recientes sanciones aprobadas por el Congreso estadounidense contra funcionarios del gobierno acusados de violaciones de los derechos humanos como comodín para desviar la atención sobre la crisis, agravada por la caída de los precios petroleros.

Mientras La Habana abre un nuevo capítulo en su relación con Washington, Venezuela ya no tiene a Hugo Chávez, el fallecido mandatario que gestionó el país con un enfermizo antiyanquismo durante más de una década.

Sin embargo, en años de confrontación verbal entre Caracas y Washington, lo cierto es que Estados Unidos ha seguido siendo uno de los principales socios de Venezuela, que envía mucho de su petróleo al "imperio".

El gobierno bolivariano hizo malabares para presentar el inesperado acercamiento entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro como otra gesta de la revolución cubana. Sin embargo, pareció tan sorprendido por el anuncio como todo el hemisferio.

En una declaración difundida hoy, la Cancillería informó que Maduro habló con Castro, a quien le manifestó su "más profunda alegría por la justa liberación de los tres héroes cubanos presos ilegalmente en las cárceles de los Estados Unidos, así como por el nuevo rumbo que toman las relaciones, que esperamos se enmarquen en el respeto mutuo de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos".

"De la misma forma, reconoce el gesto de valentía del presidente Barack Obama, quien ha dado un paso de rectificación histórico para la regularización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, asumiendo el fracaso del criminal bloqueo económico y comercial que mantiene su país contra el pueblo cubano", expuso.

El comunicado señaló que la "fuerza de la realidad le ha demostrado al gobierno estadounidense, que apuesta a la política de sanciones unilaterales, que ellas no son más que armas melladas que no resuelven las diferencias".

El ex embajador de Venezuela en las Naciones Unidas Milos Alcalay dijo que la lectura del restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos no puede verse "separada del contexto" venezolano, con la cercanía de ambos gobiernos.

"Veo a Cuba buscando una nueva dimensión en sus relaciones con Estados Unidos, ante la crisis venezolana, para evitar caer en etapas como el período especial de los años 90", dijo.

Además, comenzando el año 2015 Venezuela asumirá el puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU y que tendrá que revisar su posición antinorteamericana o antieuropea.

"Debe asumir la oposición de buscar mecanismos de solución pacífica de los conflictos. ¿Cómo votará en el Consejo de Seguridad con una Cancillería desprofesionalizada?", preguntó.

El líder opositor Henrique Capriles colgó un video en su cuenta de Twitter en el que por un lado presenta a Maduro diciendo que a veces le dan ganas de romper "todas" las relaciones con Estados Unidos y por otro a Raúl Castro anunciando la normalización de las relaciones con Washington bajo el principio de respeto.

"Con esto de la normalización de las relaciones Cuba-Estados Unidos, una vez más Nicolás lo que queda es para hacer el ridículo", señaló Capriles.

"¿Y ahora con quién será la pelea para tratar de tapar el fracaso del gobierno?", agregó. Por su parte, la ex diputada María Corina Machado dijo que como demócrata aspira a que "este proceso con Cuba incluya libertad, democracia y respeto a los derechos humanos, para todo el pueblo cubano".

"Hace dos días Maduro mandaba a quemar las visas de Estados Unidos, mientras tanto Raúl Castro ya tramitaba la suya. Cuando Cuba perdió el sostén de la Unión Soviética consiguió a Venezuela.

Hoy, ha quedado claro que miran para otro lado", aseveró. El miércoles, en la cumbre del Mercosur en Argentina, Maduro señaló que su gobierno busca los "mejores caminos" para sus relaciones con Estados Unidos.

"Sólo pedimos una cosa: que se nos respete. Nosotros no nos metemos con nadie en el mundo, nosotros más bien vamos tocando puertas para apoyar, ayudar, para llevar a su máxima expresión esas tres palabras que se hicieron de moda: la solidaridad, la complementaridad, la cooperación", aseveró.

Las relaciones entre Caracas y Washington están a nivel de encargados de negocios, después de años de confrontación verbal con el encendido discurso de Chávez y ahora con el de Maduro.

Apenas el lunes, Maduro encabezó una concentración en Caracas en repudio al imperialismo y a las sanciones del Congreso de Estados Unidos, que esperan el aval de Obama.

Un día antes, revelaba en una entrevista el domingo que ante las continuas "agresiones de Estados Unidos" le daban ganas de romper todas las relaciones con Washington.

"A veces provoca actuar con el sentimiento, provoca romper todas relaciones con Estados Unidos, que se vayan todos los de la embajada. A veces provoca, pero ahí respiro y me entra sabiduría chavista. Este conflicto no va a durar seis meses, un año, es histórico", afirmó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)