29 de marzo de 2015 16:38

La solidaridad gana terreno en la Isla Trinitaria

Varias familias desalojadas de la cooperativa Mélida Toral permanecen albergadas en carpas. Foto: Gabriel Proaño/ El Comercio

Varias familias desalojadas de la cooperativa Mélida Toral permanecen albergadas en carpas. Foto: Gabriel Proaño/ El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Lucia Vasconez

Alimentos, enseres, toallas y cobijas llegan de todas partes de la ciudad a la cooperativa Mélida Toral. Esta zona de la Isla Trinitaria -sur de Guayaquil-, donde el pasado viernes (27 de marzo) 53 familias fueron desalojadas, se convirtió este fin de semana un campo abierto para la solidaridad.

La fundación Proyecto Salesiano Guayaquil da ayuda, en especial a los más pequeños. El sacerdote Marcos Paredes dirigió a un grupo para dar alimentos a las familias del lugar. En tanto que en la Cruz Roja del Guayas se recolectan donaciones para su posterior traslado al sitio, ubicado a orillas del estero Salado.

El Municipio de Guayaquil instaló tres carpas, de 6x6 metros, para dar albergue a 40 personas en cada una. También enviaron brigadas médicas.

María Chalén y sus tres hijos se refugian por ahora bajo estas estructuras, levantadas en una de las calles del sector. En total, 160 personas fueron desalojadas tras un operativo en el que participaron más de 400 policías y dirigido por la Secretaría Técnica de Asentamientos Humanos Irregulares.

Según las autoridades, alrededor de 147 familias deben ser removidas debido a que sus viviendas fueron levantadas dentro de la Reserva de Producción Faunística Manglares El Salado. El Ministerio del Ambiente busca recuperar esta zona natural.

El Comité Permanente de Defensa de Derechos Humanos de Guayaquil pide la reubicación inmediata de las familias, ya que la primera noche tras el desalojo, niños y mujeres durmieron a la intemperie, bajo la garúa, con la esperanza de volver a edificar sus casas.

Las autoridades de la Secretaría Técnica de Asentamientos Humanos Irregulares indicaron que ofrecieron opciones de reubicación en los planes habitacionales del Gobierno. Sin embargo, solo 47 familias se anotaron con este fin.

Los desalojados, como Estela Quiñónez, afirman no tener recursos para pagar las casas que ofrece el régimen, pues algunos apenas tienen ingresos de entre USD 10 y 20 a la semana. Para llegar a un acuerdo de reubicación, la mañana de este lunes 30 de marzo se tiene prevista una audiencia ante la Defensoría del Pueblo en Guayaquil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)