7 de July de 2009 00:00

Solidaridad con Honduras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Miguel Molina V. 

Lo sucedido en Honduras llama la atención, preocupa y consterna, pero también agudiza el ingenio.

Por un lado, el Presidente que llega al poder por el centro-derecha y que al transcurrir gran parte de su mandato se le abre el corazón y su compromiso con los más pobres, él, un terrateniente se transmuta y se bolivarianiza, se adhiere a la Alba  y quiere reformar la Constitución vía Asamblea.

En  tal coyuntura, los poderosos de la derecha -sus ex amigos y socios- no se lo perdonan y enfilan su furia contra el Presidente que reniega de su origen  y  tiene como por arte de magia tintes rojizos -al menos en apariencia-. Entonces sacan sus mejores galas gorilescas cuando ya no pueden contener al pueblo con el engaño, utilizan el último recurso: la violencia.

 Quieren de manera cínica revivir y reeditar lo ya superado pero no olvidado en nuestra América Latina: la época cruenta de las dictaduras, horror y muerte, desaparecidos y torturados. ¡Nunca más! 

El pueblo ahora reconoce quiénes son sus aliados y compañeros. El camino histórico es decisión propia de los pueblos y de sus libres opciones en democracia! Adelante, Honduras, para fortalecer su proceso y construir justicia social.

Sea cual fuere la intención original del presidente Zelaya, el sincero deseo de abrir mejores canales democráticos de participación social o simplemente una argucia para reelegirse, el procedimiento de los golpistas merece rechazo general.

No más Pinochet ni  Fujimori, marchas por la vida  y no caravanas de la muerte. Nunca más represión a los pueblos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)