15 de January de 2010 00:00

¿Eso es socialismo?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Rebeca Estrella Egas

Soñé que no era Alemania de los cuarenta ni Cuba de los sesenta, soñé que las destartaladas escuelitas desaparecieron y habían luminosas aulas con cómodos pupitres, amplias baterías sanitarias con dispensadores de papel higiénico y jabón, patios y canchas deportivas, un amplio comedor donde los niños tomaban desayuno escolar.

Soñé que los niños iban en  cómodos buses escolares y ya no estaban en las paradas de bus acalorados o empapados a mediodía o en la noche esperando con ojitos angustiados que algún  bus los lleve y cuando esto sucede  no acaba la vejación, son empujados, aplastados y hasta expuestos al abuso de algún depravado, soñé que había un departamento médico que se preocupaba de la salud.

Esos niños educados con respeto y dignidad serán los orgullosos adultos que cumplirán el mandato divino de ganarse el pan con el sudor de su frente y no aceptarán jamás ser aplastados, pisoteados  a cambio de los miserables bonos y caridades que anulan no solo la dignidad sino el más elemental anhelo de superación.

Grité en  mi sueño “viva el socialismo del siglo 21”. Todo el poder y el dinero que ha tenido en estos tres años ha sido bien empleado.

No al pago mensual de los décimos
Jaime Ordóñez Pallares

El presidente Carlos Julio Arosemena   tomó la acertada decisión de crear el decimotercer sueldo  como un  beneficio social para todos los trabajadores;  posteriormente se creó también el decimocuarto, ambos con su propia forma de pago y con un fin específico que justifica ampliamente su creación.

El decimotercero, equivalente a la doceava  parte de lo ganado por el trabajador en el período de diciembre a noviembre tiene por finalidad específica proveer al trabajador con la disponibilidad adecuada para solventar los obligados gastos familiares de Navidad, especialmente si en el hogar existen niños que son agasajados con obsequios: la Navidad es su fiesta tradicional.

De  no existir  las disponibilidades adecuadas el jefe de familia atraviesa situaciones  angustiosas.  El decimocuarto sueldo, equivalente a un salario mínimo vital general, según la categoría salarial a la que pertenece el trabajador, tiene también su fin específico que es el solventar o por lo menos ayudar a cubrir  los siempre elevados costos de la matrícula  escolar, los útiles, uniformes etc.,  que  los centros educacionales inmisericordemente lo exigen. y que tienen que ser cubiertos a como dé lugar.

Ahora, el Gobierno trata de decretar el pago mensual de estos décimos, (mensualización) so pretexto de activar la economía del país, “como ya lo hizo con los fondos de reserva  que no se sabe si activaron o no la economía”,  pero no toma en cuenta que la economía del trabajador se verá seriamente afectada  cuando llegue el momento de  efectuar los gastos  que debían ser cubiertos por estos décimos, que al ser pagados por mensualidades, irremediablemente se convertirán en plata de bolsillo.

 Argumenta que hay que crear en el trabajador un sentido del ahorro para que no dilapide estos fondos,  y no considera que la mejor manera es mantener la modalidad actual para que los reciba acumulados precisamente  en  el momento que los requiera.

Ya se observa una gran resistencia  a esta proyectada modalidad,  pues el trabajador es el dueño absoluto de estos dineros, su voluntad debe respetarse y no crear innecesariamente situaciones de malestar y rechazo que a nada conducen. y que contribuyen  a incrementar la  incertidumbre  e inseguridad  que nos agobia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)