3 de abril de 2018 00:00

SIP y familiares piden que el caso del plagio no se apague

La mañana de ayer 2 de abril del 2018, comunicadores realizaron un plantón en las afueras de Carondelet. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La mañana de ayer 2 de abril del 2018, comunicadores realizaron un plantón en las afueras de Carondelet. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 5
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción EL COMERCIO (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Fue una protesta simbólica. Los periodistas abandonaron ayer (lunes 2 de abril del 2018) las cámaras, los esferos y las libretas y se plantaron en la Plaza Grande. Allí pidieron que se libere ya al equipo de EL COMERCIO, que fue secuestrado el lunes 26 de marzo en Mataje, una pequeña población fronteriza de Esmeraldas.

Los  soltaron una paloma blanca, como símbolo de la libertad.

Mientras eso sucedía en la mañana, en la tarde los familiares de los tres colaboradores plagiados pedían que este caso no caiga en el olvido.

“De eso se tratan las vigilias diarias, para que vean que no están solos y que si esto no sigue, el tema decaería”.

Casi a la misma hora, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pedía a la autoridad “no desfallecer hasta que las víctimas sean liberadas”.

“Más que el secuestro de tres trabajadores de prensa lo que se ha secuestrado en el Ecuador es la libertad de prensa y el derecho del público a estar informado”, dijo el presidente de la Sociedad, Gustavo Mohme.

Mohme, también director del diario peruano La República, agregó que “estamos frente a una de las peores acciones contra los periodistas y personal de los medios, quienes en zonas de conflicto armado como en la que ellos estaban trabajando, se les debe considerar como civiles y ser respetados y protegidos como tales”.
Esa norma se establece en las resoluciones aprobadas por la ONU, como la que fuera avalada por el Consejo de Seguridad en diciembre del 2006.

Ahora, los familiares piden que sus parientes sean devueltos sanos y salvos. Ellos y el equipo periodístico siguen recibiendo muestras de apoyo.

En una carta remitida a este Diario, el contralor Pablo Celi rechazó “el clima de violencia que vive la provincia de Esmeraldas en las últimas semanas”.

Esto “evidencia una problemática atentatoria con los derechos humanos y conmueve la conciencia nacional”.

Celi aseguró además que las autoridades de las distintas instancias deben “comprometer el mayor esfuerzo para el restablecimiento de las condiciones de paz y seguridad”.

La Universidad Central, en cambio, pidió a los secuestradores respetar la vida y la integridad física y psicológica del periodista, del fotógrafo y del conductor. Y apoya las gestiones y acciones políticas, jurídicas, diplomáticas y de seguridad que el Gobierno realiza para lograr su libertad inmediata.

Entre tanto, desde Colombia, diario El Heraldo recogió declaraciones emitidas ayer por el ministro de Defensa de esa nación, Luis Carlos Villegas. Según este medio, el funcionario manifestó lo siguiente: “En la medida en que se necesite coordinar más para que haya operaciones o porque se necesite alguna ayuda humanitaria, estamos listos para coordinar con nuestros vecinos del Ecuador”.

Villegas sostuvo que están proporcionando todo el apoyo de Inteligencia, movilidad y de Fuerzas Especiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)