5 de septiembre del 2015 00:00

Los simulacros ya llegaron a las aulas

Simulacro escuelas

Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 5
Andrés Jaramillo
y Mariela Rosero Ch. (I)

Los niños de educación inicial salieron de las aulas despacio, tomados de la mano, lidiando con el peso de las mochilas con útiles. La alarma de la Unidad Educativa Mulaló, que normalmente sirve para alertarlos cuando es tiempo de recreo o finalización de clases, sirvió para activar un simulacro.

Se hizo ayer en 11 centros de educación de la zona rural de Latacunga, como medida de prevención ante una posible erupción del volcán Cotopaxi. Participaron 4 200 alumnos de diferentes niveles escolares. Las autoridades del Ministerio de Educación y de la Secretaría de Riesgos acudieron.

Los niños, organizados en largas filas, bajaron las gradas del segundo piso del inmueble donde funciona la Escuela Mulaló. Las gafas que se colocaron para protegerse de la ceniza no les dieron visibilidad.

Pocos padres los enviaron con lentes oscuros o muy grandes. Un pequeño cayó al intentar llegar al patio. Sus amigos lo levantaron y avanzaron.

En la Unidad Educativa Mulaló, docentes y alumnos realizaron el 5 de septiembre un simulacro de evacuacion y alerta para una posible erupción del volcán Cotopaxi. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO.

Formaron círculos en el área abierta de la escuela y los profesores los invitaron a cantar en ronda para evitar que se asusten. Luego pasaron lista, para confirmar que llegaron todos.

La Dirección de Educación de Cotopaxi dispuso que se coloque a cada niño y docente un carné con información básica: el nombre, números de contacto, foto e indicaciones médicas en caso de que, por ejemplo, tenga una alergia. Deberán repetir el simulacro, a las misma hora (11:00), todos los días.

En los siguientes días se ensayará con escenarios de mayor gravedad, señaló la directora distrital de Educación Paulina Bravo. Como la posibilidad de que se deba evacuar por una erupción. En ese caso, los niños irán al sitio seguro designado a cinco minutos de la escuela. Ahí esperarán a sus padres.

Clara Benavides, rectora de la Unidad Educativa Mulaló, explicó que ya conocen qué familiares pueden llegar de forma inmediata, quiénes enviarán a otros allegados y quiénes no podrían acudir pronto. En estos casos, los maestros deben quedarse con los niños, el tiempo que sea necesario.

Primer ejercicio en Quito

El pedido de que, por favor, no corran, que caminen a paso largo, fue el que más se repitió. También que no se retiren las mascarillas. Los profesores del Colegio Juan de Salinas, de las calles Quito y García Moreno, de Sangolquí, estuvieron a cargo de guiar a sus estudiantes.

En el primer simulacro de evacuación realizado en un plantel de la capital, 929 alumnos, de la sección matutina, participaron. En la Sierra y Amazonía, las clases empezaron el martes 1 de este mes. Así que a los chicos en esta semana se les brindó información sobre cómo deben actuar en caso de que tres timbres sonaran.

El Juan de Salinas es uno de los 39 establecimientos localizados en zonas de riesgo en Pichincha. Una de sus alumnas, Lizeth Siza, de 12 años, vive en El Tingo. Sus profesores les dijeron que si la alerta pasa de amarilla a naranja los llevarán a la Plaza Cívica Rumiñahui, zona segura designada, para esperar por sus padres”.

Se aguardará por dos horas hasta que un representante, con cédula, llegue por ellos. Si tarda más los llevarán a una institución que los albergue de forma permanente, en este caso la Juan Montalvo.

Galo Oña, maestro de noveno de básica, aseguró que sus 42 alumnos viven por los alrededores. Él, como el resto de docentes, indicó que pasar a la alerta naranja no significa que ya se producirá la erupción.

Ese es el mensaje que el ministro Augusto Espinosa quiso que quedara claro. Lo repitió con la prensa y con los chicos, a quienes felicitó porque evacuaron la escuela en 21 minutos. El margen era de 21 a 25.

“No sabemos si enviarlos o no a clases”, dijo Irene Males, madre de dos alumnos de 12 y 14 años, que quería más información sobre la zona segura.

Espinosa reiteró que los padres tendrán que dirigirse a las zonas seguras y no a las escuelas. También, señaló que el Ministerio Coordinador de Seguridad y la Secretaría de Riesgos informarán a la Dirección Nacional de Riesgos de su cartera y esta enviará mensajes a los rectores para que inicien el proceso de evacuación.

Desde el martes 8 hasta el viernes 11, habrá simulacros en todos los establecimientos ubicados en zonas de riesgo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)