13 de December de 2011 00:01

‘La veeduría internacional ha fallado y va a fallar’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Guarderas. Decano de la Facultad de Jurisprudencia  Pontificia Universidad Católica

Su experiencia.  Es decano de la Facultad de Jurisprudencia de la PUCE y  procurador judicial de la UDLA .       
Su punto de vista.  Los veedores internacionales deben  dar  seguimiento directo a la reforma de la Justicia.

¿La última visita de los veedores internacionales que vigilan la reforma judicial en Ecuador duró apenas horas. ¿Es adecuado aquello?

Indudablemente la participación de personajes internacionales podría mejorar o avalar de una forma imparcial este proceso de reestructuración del sistema judiciales. Sin embargo, hay cuestionamientos a esta veeduría. Uno de ellos es justamente ¿cómo estos personajes distinguidos pueden cumplir su tarea de veeduría a control remoto?

¿Ellos deberían estar aquí?

Por supuesto. Si no están de forma permanente, al menos la mayor parte del tiempo.

Pero pueden recibir información de organismos locales que trabajan en el tema.

Habría que ver qué organismos, porque si van a recibir informes de quienes manejan la reestructuración no van a tener datos ni información imparcial. Para este proceso deberían recibir información de jueces, universidades, gremios de abogados, etc.

¿Los veedores internacionales se han reunido con usted o con alguien de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Católica?

No han pedido ninguna información a la universidad ni a sus representantes. Eso es lo que hemos venido criticando, porque en cierta medida se ha excluido a las universidades, como también a los colegios profesionales.

¿Cuál es el riesgo de que los veedores no reciban datos directos de los actores?

Es que justamente esta veeduría avale un proceso en el que existen irregularidades.

¿A qué se refiere?

A un proceso que en la parte final de selección de jueces nacionales va a calificar a dedo a quienes integrarán la Corte.

¿En qué se basa para realizar esa aseveración: a dedo?

Los 10 puntos de la audiencia final son decisivos. Cada aspirante a juez nacional tiene que exponer cuál es su criterio sobre la administración de justicia, razón para aspirar a ser juez y su experiencia. Allí, probablemente va a estar presente la veeduría internacional, pero quienes asignan la nota son exclusivamente los tres (vocales del Consejo de la Judicatura). Los resultados de esta audiencia no son impugnables. Queda a criterio de los vocales poner al candidato 0 ó 10 puntos.

Los vocales de la Judicatura dicen que esas audiencias serán públicas y no descartan transmitirlas por un medio...

Le pongo un ejemplo. Cuando un estudiante rinde sus exámenes o defiende su tesis de grado lo hace en presencia de todos, pero el que califica es el jurado y en criterio de este queda poner la nota. El hecho de que esté Baltasar Garzón (veedor internacional) será importante, pero no significa que él pondrá la nota, sino los tres vocales de la Judicatura.

¿No es hilar muy fino?

No, porque la audiencia estaba contenida dentro del Código Orgánico de la Función Judicial y era parte de la prueba psicológica. ¿Por qué el Consejo de la Judicatura decidió poner esos 10 puntos al final, una vez que ya se conocen los méritos, las capacidades y las destrezas? De hecho, cuando el CJ pidió a la Universidad Católica que enviara nombres para que integren el comité de expertos, la Universidad dijo que no los proporcionaría hasta que se modifique el reglamento o se pongan parámetros claros de calificación de la audiencia pública.

¿El ex juez español Baltasar Garzón no da garantía al proceso de selección de jueces?

Sí, pero si los informes de esta veeduría internacional fueran vinculantes (obligatorios). De lo contrario, si no son vinculantes quedarán en hoja muerta.

¿La veeduría debería conocer casos como la salida de la presidenta de la Corte del Guayas, Leonor Jiménez o el tema de El Universo?

Allí es un poco más difícil, porque esta veeduría fue estructurada solo para vigilar la reestructuración de la justicia, no tiene competencia para entrar a analizar conflictos internos del país. Pero, si el Consejo (de la Judicatura) lo solicitara, podría dar algún informe, que igual no sería vinculante.

Tampoco conocieron las preguntas psicológicas para los judiciales, en las cuales se incluyeron temáticas como vida sexual y periodismo...

La veeduría internacional debió conocer y dar su aval.

¿La veeduría falló?

Ha fallado y va a fallar, porque nadie puede hacer un acompañamiento desde los diferentes países donde radica cada veedor.

Los veedores internacionales dijeron que no reciben sueldo, pero sí hospedaje, alimentación, etc. ¿Eso resta independencia a su tarea?

Indudablemente que les quita independencia, porque muy distinto es que quien cancele sus honorarios sea el Estado. En Ecuador el Gobierno confunde actividades del Estado con las suyas. El tema de la justicia es estatal, pero aquí creen que la reestructuración es a favor de ellos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)