18 de January de 2011 00:00

La Policía se muestra ágil cuando investiga los crímenes de agentes

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Al año, a escala nacional, cada agente de la Policía Judicial maneja un promedio de 32 casos. Y de ellos, solo resuelve cinco. El estudio fue hecho el año pasado por la Dirección Nacional de la Policía Judicial. No obstante, pese a esa escasa respuesta, en Guayaquil los agentes mostraron en una semana una alta eficiencia para detener a los sospechosos del asesinato de dos de sus miembros.

En menos de tres días, entre el sábado y la mañana de ayer, fueron aprehendidos tres supuestos implicados en los crímenes del policía Cristian Granizo Hinojoza y del cabo segundo Cristian Cúñez Peñafiel.

Los aprehendidos son Michael M., alias ‘Compaíto’; Jorge M., alias ‘Chabelo’; y Rosendo A., alias ‘Quemado’. A ellos se suma Jaime C., alias ‘Negro Ceibos’. Rosendo A. fue capturado ayer, trasladado desde Esmeraldas hasta Guayaquil en un helicóptero policial.



El sospechoso arribó a las 15:45, en medio de un fuerte resguardo policial. Allí lo recibió el fiscal de Delitos contra la Vida, Julio Vacacela, y el jefe (e) de la Policía del Guayas, Marcos Acosta.

El oficial detalló los pormenores de la aprehensión. “Alias ‘Quemado’ fue detenido en la población de Timbre, en la parroquia Colon Eloy, en el cantón Eloy Alfaro, de Esmeraldas. La detención se realizó en un taller de motocicletas. El sospechoso fue bajado del helicóptero, se le colocó un chaleco antibalas, un casco, e inmediatamente se lo condujo a las instalaciones de la Fiscalía adjunta a la Policía Judicial.

El Jefe policial mencionó que alias ‘Quemado’ fue hallado mientras negociaba una moto. Los agentes del Grupo de Intervención y Rescate, la Policía Judicial de Esmeraldas y del Comando Sectorial de esa provincia trabajaron coordinadamente en la detención de los tres sospechoso.

Los tres fueron trasladados desde esa provincia, bajo las mismas medidas de seguridad. Ellos se encuentran recluidos temporalmente en la Policía Judicial.

Vacacela presume que el último detenido está involucrado en la muerte de los dos uniformados. El mediodía de ayer declaró en la Fiscalía Michael M. Hubo mucho hermetismo en el trámite, que duró más de dos horas.

Los crímenes de los policías Granizo y Cúñez se registraron el pasado domingo 10 y el miércoles 13, respectivamente.Parte de la agilidad en los resultados obtenidos por la Policía en la detención de los sospechosos se debió al pago de recompensas. Acosta, comandante provincial (e) de la Policía del Guayas, no detalló ayer a cuántas personas se pagó recompensa por la obtención de información. Pero, dejó entrever que lo seguirán haciendo si lo amerita. “Cuando sea pertienente el plan de recompensas se pone en vigencia. Mediante estos pagos se obtuvo la ubicación final en Esmeraldas.

En esta provincia fueron aprehendidos los últimos tres sospechoso de los crímenes.

El delegado de la Defensoría del Pueblo de Guayas, Carlos Villacreses, aplaudió la agilidad en la detención de los sospechosos. No obstante, el funcionario se mostró crítica con relación a la poca eficiencia en la investigación de otros crímenes. La Defensoría del Pueblo ha venido observando la falencia en determinados hechos punibles, que han quedado en la impunidad. El más emblemático posiblemente es el caso del policía Salinas, del caso Fibeca”.

Según El Defensor, la entrega de recompensas solo resulta necesario en casos específicos, como el de los policías asesinados, debido a su trascendencia.

Granizo fue asesinado mientras permanecía en las afueras de la casa de un familiar, en el Suburbio. Un desconocido se le acercó y le disparó. El asesino se llevó en su fuga la motocicleta y el arma de dotación del uniformado.

El policía Cúñez, entre tanto, fue baleado en las inmediaciones, cuando investigaba, junto con otro uniformado, la muerte de Granizo. Dos personas en una motocicleta dispararon contra los policías y una bala alcanzó a Cúñez en la cabeza.

La Defensoría no tiene estadísticas sobre el número de casos que han quedado en la impunidad el último año.

El Defensor dice que debido a la legislación penal actual, “algunos criminales confesos obtienen fácilmente su libertad”.

“El profesionalismo de la Policía debe conducir a que esta actúe con la misma agilidad, no solo cuando cae abatido uno de sus miembros, sino con cualquier ciudadano que es asesinado”.

La investigaciones continúan con la investigación de otros tres presuntos implicados en ambos crímenes. Defensoría Guayas. .

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)