Las noches y madrugadas son más riesgosas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Seguridad y Justicia seguridadciudadana@ elcomercio.com

Las noches y madrugadas, de jueves a sábado, son el momento preciso en el que cientos de personas acuden a bares, discotecas o eventos públicos.

En Quito existen varias zonas como La Mariscal para este tipo de distracción, a eso se suman varios conciertos que se realizan mensualmente.

"Prefiero ir acompañado de un buen grupo de amigos", afirmó Andrés Castañeda, de 20 años, que ha sido víctima de más de cuatro robos al salir de diferentes eventos nocturnos. Su último incidente fue en diciembre cuando le golpearon por quitarle el celular.

Según el Observatorio Metropolitano de Seguridad Ciudadana (OMSC), durante el 2013 se registraron en la capital 2 891 robos a personas en los horarios de noche y de madrugada.

Carolina Quezada atiende un bar en la Calama y Juan León Mera. La joven, de 18 años, indica que el sector se vuelve peligroso a la medianoche porque inician las peleas en la calle y aparecen grupos en lugares poco transitados: "las más vulnerables son las personas en estado de embriaguez".

En restaurantes, bares o discotecas se recomienda no recibir alimentos o bebidas de extraños. Para Samuel Isaguirre, agente de la Policía, hay que tener cuidado también con quienes no circulan en actitud sospechosa. "Quienes roban igualmente están bien vestidos para ganarse la confianza de sus víctimas". Por eso, si un extraño se le acerca para conversar, no acepte ninguna bebida o cigarrillo y no proporcione su información personal o de sus acompañantes.

En horarios nocturnos, según Carlos Ruiz, de 22 años, las calles transversales en las zonas de centros de diversión son peligrosas también para quienes trabajan en los locales porque "las partes oscuras se vuelven escondites de ladrones". Por esa razón, junto a sus compañeros de trabajo, prefieren salir acompañados.

La Policía indica que se debe pensar en el antes, durante y después de asistir a los lugares de diversión para tener una salida segura y sin problemas.

Isaguirre recomienda que en cualquier evento se evite el consumo de alcohol en exceso y permanecer solo.

Según el OMSC, los más afectados por los robos son personas de entre 21 y 35 años. Los casos ocurren con mayor frecuencia los días jueves y viernes, sobre todo en el norte de la ciudad.

Una de las modalidades de robo que han visto Carolina y Carlos ocurre cuando algunos niños que venden caramelos se acercan a la gente y se apropian de sus pertenencias. La Policía ha referido que este tipo se ha reducido en la capital.

Los jóvenes indican que desde el año anterior la gente se preocupa más de su seguridad; en algunos grupos una o dos personas no ingieren alcohol para cuidar del resto.

En los conciertos y eventos públicos hay que tomar precauciones, ya que por las grandes aglomeraciones esos lugares son más vulnerables.

Cristian Robles, 23 años, fue uno de los afectados al salir de un concierto con su enamorada. Mientras llamaban a un taxi ambos fueron interceptados por dos desconocidos en la parte trasera del coliseo Rumiñahui, allí les robaron todo. El joven incluso fue golpeado.

Andrés Abril es agente de seguridad privada en conciertos desde hace dos años. Para él, una de las imprudencias más comunes es llevar bolsos o mochilas grandes con todos los documentos y diferentes objetos de valor. "La gente solo debería llevar cédula, la entrada y dinero para transporte".

Según Abril, al finalizar los eventos siempre hay presencia de la Policía realizando operativos, pero solo hasta "aproximadamente 30 minutos después de concluido el programa". Por lo que recomienda a la gente que no se quede en las calles sino que busque la forma de trasladarse a otro lugar más seguro.

Si va en auto propio recuerde cerrar bien las puertas. Si mira algo sospechoso o es víctima de asaltos, comuníquese inmediatamente al ECU-911 o al 101.

No lo olvide

Conozca bien  el sitio en donde estará y las personas que lo acompañarán. Así, su familia conocerá el lugar en donde se encuentra.

Al acudir a un  concierto o centro de diversión nocturna se recomienda no utilizar joyas. Solo lleve el dinero suficiente que va a utilizar y sus documentos personales (cédula de identidad).

Procure siempre   vestir ropa cómoda. Esto le permitirá movilizarse de forma rápida si es que se presentan situaciones peligrosas como posibles asaltos o robos cuando salga de las discotecas.

Sea precavido.  Tras salir del bar o discoteca, ubíquese en un sitio seguro para tomar un taxi y regresar a casa. No espere en lugares sin alumbrado público y con poca concurrencia de gente.

Atención con el transporte.  Tome solamente taxis que tengan los permisos de circulación y de preferencia comuníquese con los de una compañía de transporte conocida y de su confianza.

Alerta de sus amistades.  Nunca se aleje de las personas que lo acompañan a los sitios concurridos. Tampoco acepte bebidas u hojas volantes de desconocidos que se le acerquen.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)