10 de November de 2012 00:01

Militares dicen que hallaron municiones en la frontera

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Más de 18 000 balas para fusil AK-47 y dos carabinas fueron encontradas, el jueves último, por militares ecuatorianos en la frontera con Colombia. El arsenal -dijeron los soldados- estaba en nueve sacos de yute al interior de una cabaña de madera, ubicada en la comunidad de Piedra Sellada, en el nororiente de Esmeraldas.

Ayer, los miembros del Comando Operacional 1 Norte que da seguridad a las provincias fronterizas, trasladaron las municiones, a bordo de un helicóptero, hasta el Batallón de Infantería de Marina (San Lorenzo).

Según Fernando Proaño, jefe del Comando, las balas, al parecer, son de origen peruano. La munición estaría dirigida a los grupos irregulares de Colombia.

“Las Fuerzas Armadas del Ecuador no utilizamos este tipo de proyectil, calibre 7/62”, señaló el oficial ecuatoriano.

Piedra Sellada es una zona selvática, situada junto al río Mataje. Hay casas de madera con techos metálicos dispersas en medio de la espesa vegetación. La cabaña en donde se encontró el cargamento de proyectiles, al parecer, estuvo habitada. Aún había ropa de niños y adultos sobre una mesa. También una motosierra, linternas, libros y cuadernos escolares... Pero no hubo detenidos. Al parecer, los habitantes de esa casa, posiblemente una familia, se fueron poco antes de que ingresen sorpresivamente militares.

Varios senderos lodosos se abren paso hacia el río Mataje.

Un puente construido con cables de acero y tablones es el punto de enlace con el interior de Ecuador. Hay otros caminos peatonales que avanzan a Colombia.

Por ahí, dicen los soldados, pudieron escapar las personas que residían en esa cabaña.

Los uniformados aseguran que el cargamento de municiones estaba dirigido a la Columna Daniel Aldana, de las FARC, que opera al frente de Ecuador.

Esta es la segunda captura de material bélico que se produce en la frontera norte. El jueves último, la Policía y el Ejército confiscaron 50 tacos de pentolita y 12 uniformes. Según los militares, los pertrechos estaban en una casa ubicada en el barrio Cuatro Esquinas, de Tulcán. Una mujer fue detenida para investigación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)