26 de July de 2011 09:49

‘Me pusieron un pico de botella en el cuello’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Caminaba por la avenida Naciones Unidas (norte de Quito) en  dirección a un centro comercial y, sin darme cuenta, tres desconocidos me interceptaron para asaltarme. Eran dos mujeres y un hombre,  tenían  tatuajes en la cara  y, a mi modo de parecer,   estaban mal vestidos.

[[OBJECT]]En pocos minutos, porque para mí fue todo tan rápido,  me robaron  el sueldo que había cobrado ese día (USD 350).  Era un miércoles, como  a    las 18:00, y siendo una calle tan transitada nadie me ayudó.  Incluso un guardia  que  se encontraba en la avenida   vio cómo me sujetaron con fuerza y me pusieron un pico de botella en el cuello, pero prefirió no meterse y se escondió en la garita.

Luego del asalto,  una de las desconocidas sacó una moneda de un dólar,  la arrojó al piso y me dijo: “toma para el pasaje”.  Con ese dinero tomé el bus y regresé a mi casa,  en el sur de la capital,  donde vivo con mi esposo. Apenas llegué, aún nerviosa, le  conté lo que me sucedió. Ese no ha sido el único robo que he sufrido; en otra ocasión me robaron  USD 200 que tenía guardados en mi cartera.

Recuerdo que aquella vez  regresaba a mi casa en el autobús y tenía la cartera apretada contra mi pecho porque el vehículo estaba completamente lleno.
Para mí, el delincuente se aprovechó de que mi bolso tenía unos broches a los costados y supongo que  por ahí metió la mano para sacarse las cosas.

El dinero que se llevó ni siquiera era mío, era de mi prima, quien vive en el exterior y me lo envió en esa oportunidad  para que le pagara  la cuota del departamento que se había comprado recientemente en el país.

Por suerte solo eran USD 200  y no los USD 3 000 que me había  enviado en un giro días antes. A mi esposo también le asaltó un desconocido, que  le robó amedrentándolo con  amenazas.

El delincuente le dijo: “Dame toda la plata que llevas si  no quieres que te quite el vehículo”. Mi esposo obviamente hizo prevalecer las prioridades y gracias a Dios las cosas no pasaron a mayores.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)