30 de November de 2011 09:39

‘Me dijeron: No te das cuenta que vamos a robarte’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Recuerdo que hace dos meses viajé en un bus y me dirigí  de Manta a Portoviejo. Me dedicó a la venta de medicina natural y  en productos  tenía invertido un capital de USD 500.   Cuando llegue a la terminal terrestre de Portoviejo todo estaba bien.  Abordé un autobús de transporte urbano para dirigirme hacia el sitio Los Florones al suroeste del centro de esa ciudad.  Después de 25 minutos de recorrido me bajé. Los productos los llevó en una maleta.

[[OBJECT]]Al ingreso a este lugar   empecé a sacar los medicamentos que están en frascos y fundas plásticas.

Apenas había empezado a ordenar cada uno de los productos que los llevaba en las manos,  a bordo de una motocicleta   llegaron   dos  personas. Ellas se  bajaron y me dijeron:  viejo tienes algo allí entre tus cosas que nos calme este deseo de robar.

Pensé que era una broma, les conteste que sí y les mostré dos frascos. Uno es para ser mejores personas y el otro para curarse las heridas del alma les mencione.

Es que no te das cuenta que vamos a robarte, así que entréganos todo lo que tengas. No hagas  nada   o te mueres me  dijeron.
Se llevaron la maleta, mis documentos personales, un teléfono celular  y USD 50 en efectivo.

Era la primera vez que me sucedía algo así. Había llegado a vender en cuatro oportunidades en esa zona, la gente es buena pero no hay cómo confiarse de nadie.

Una señora que vio cómo me robaban me brindó un vaso  con   agua para aplacar el susto.

Ella me obsequió tres dólares para  regresar a Manta.  Desde entonces ahora solo vendo en sitios céntricos de Portoviejo. Para comprar más mercadería pedí un préstamo a un hermano, se portó  bien y me facilitó el dinero.

Para evitar que los desconocidos   me analicen, mis recorridos  ya no son   una rutina.   Cada vez empiezo por diferentes zonas, hago nuevas rutas y sobre todo llevo solo los medicamentos que creo podré vender en un día.

Me ha costado  bastante   volver a capitalizarme,  pues  pagué    una parte del préstamo y compré más mercadería para el negocio.
Las personas que roban medicina especialmente la que nosotros llamamos   alternativa creo que  la terminan echando al tacho de la basura,  pues  ellos no saben cómo se puede comercializar.

Este tipo de producto debe ir acompañado de una charla hacia las personas que van a adquirirlo.  Algunos compañeros de trabajo  también  comentan que han sido víctimas de esta clase de personas. En varios casos les han entregado los productos a cambio de un poco de dinero.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)