18 de March de 2012 00:05

Líquidos y ceras complican a los canes al momento de detectar droga encubierta

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El hombre con guantes de cuero usa una navaja militar para romper los sellos ecuatorianos de una caja de cartón y desempacar 12 jarrones de plástico. Estos están decorados con caricaturas de la fauna de Galápagos. El agente de la Policía de Milán aprieta la cuchilla, raspa la pared de un jarrón e introduce su contenido en un tubo. El azul brillante confirma la hipótesis: los envases tienen cocaína.

Ese 16 de enero, 40 kilos de droga fueron hallados en la valija diplomática ecuatoriana, en Italia. ¿Cómo fueron empacados en jarrones? ¿Por qué no fueron detectados por los canes de Antinarcóticos en Ecuador? ¿Por qué ciudadanos ecuatorianos que residían en Milán gestionaron la importación de jarrones desde Ecuador?

Este Diario entrevistó a expertos, quienes a través de fotografías de los objetos incautados por la Policía italiana llegaron a dos hipótesis del envasado de la droga.

La artista plástica Mónica Ayala asegura que un jarrón de esas dimensiones (mirar infografía) no podría ser de cerámica, con una pared exterior tan delgada y un mango tan pequeño. “Serían fáciles de romper, desde su producción, aún más en su transporte. Además, con la cantidad de material (yeso) que se necesitaría para modelar una figura cada una pesaría entre 700 y 900 gramos”.

80 jarrones con los logotipos de Ruga Planet fueron transportados. Si hubiesen sido de cerámica, solo los envases hubiesen sumado una carga de 56 kilos. Pero el ‘courier’ TNT, firma contratada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y que recibió la valija en la Cancillería de Quito el 11 de enero, sostiene que el contenido oficial pesaba 79,1 kilos.

La Policía italiana reportó una incautación de 40 kilos de cocaína, por fuera del peso de los envases. De hecho, para sumar ese contenido, cada jarro debía llevar al menos 500 gramos de droga.

Para que la carga no supere 79,1 kilos, los envases debieron tener un peso total de 39 kilos, es decir, 480 gramos cada uno.

“Una pieza de cerámica de doble fondo jamás pesaría tan poco”, enfatiza Edwin Troya, profesor de Artes Plásticas en la Universidad de las Américas. “Pero un vaso de plástico con doble fondo y de ese tamaño podría pesar unos 500gramos”.

Troya explica que “solo el plástico se logra moldear con ángulos rectos, como los del corte de las aberturas que se aprecian en las fotografías”. Él se atreve a asegurar que el plástico incluso sería “fácil de sellar para el transporte de algún líquido”.

David Egas, químico de la Universidad San Francisco de Quito, coincide con ellos. Sostiene que “materiales como el yeso se destruirían de manera fácil y rápida en contacto con precursores químicos como el acetona, que se usa para el proceso de elaboración de la cocaína. Además, esas sustancias son altamente volátiles y en un envase cerrado a presión serían peligrosas de transportar”.

Si la droga fue enviada en envases plásticos, ¿cómo fue introducida en ellos? Existen dos posibles caminos para traficar droga en este tipo de envoltura. El primero es el uso de parafina para mezclar la cocaína. Según Egas, “hay sustancias químicas provenientes de la naturaleza que se usan con frecuencia para este efecto. Esto complica la labor de detección de droga de los canes adiestrados”.

La nariz de los perros es sensible a las sustancias orgánicas (como azúcares, grasas o proteínas) y también a los clorhidratos (son un tipo de sal, que en su mayoría forman parte química de un fármaco que es soluble al agua). El adiestramiento de los canes se basa en detectar estos dos tipos de químicos, pero hay líquidos y ceras que pueden engañarlos. El ingeniero químico afirma que “alguien que conoce de química podría camuflar muy bien la droga”.

El jefe de la Policía Antinarcóticos de Pichincha, coronel Fernando Correa, responde: “Si un químico explicó eso, debe ser cierto, ya que nosotros acudimos a ellos para realizar exámenes de las sustancias estupefacientes”.

El oficial pidió que no se le preguntaran detalles del caso valija, porque las investigaciones en la Fiscalía son reservadas. Asimismo respondió el mayor Yuri Narváez, jefe del Centro de Adiestramiento Canino (CAC), ente que inspeccionó la valija en Quito.

El 11 de enero, a las 16:00, los agentes Víctor Lastra, Alexandra Curay y Angelita Tenemasa, llegaron a la Cancillería e inspeccionaron la valija diplomática que se despacharía a Italia, con los canes Bebé y Eva del CAC. En su reporte señalaron “s/n” (sin novedad).

Este Diario pidió el jueves, por escrito, una entrevista con el Departamento de Químicos de Antinarcóticos, para recibir una versión oficial sobre el efecto de líquidos y ceras en la detección canina de las drogas. Pero hasta ayer no hubo respuesta.

El 29 de noviembre, el diario La Prensa de Panamá, tituló‘Capos de la droga se reunieron en Panamá’. El rotativo dijo: “El grupo (los detenidos por tráfico de sustancias psicotrópicas) combinaba la droga con parafina para evitar que fuera detectada por los perros antidrogas”.

El segundo camino para evitar el control -según Egas- es camuflar droga líquida en un doble fondo, con un contenedor sobrepuesto dentro del jarro.

Esto dejaría un espacio aproximado de 3 ó 4 milímetros entre la pared interna del vaso y la del contenedor sobrepuesto. Allí se podría camuflar contenido líquido. “La disolución de un clorhidrato es fácil en varios líquidos, algunos de ellos también camuflan las partículas que serían perceptibles a los canes”, dice Egas.

Hasta el momento ni la Fiscalía Nacional ni la de Italia han dado detalles de la forma como se escondió la droga ni del material de los 80 envases que llegaron a Milán en la valija diplomática.

El hombre de guantes negros destapa otro jarro y en la base plástica se puede ver un adhesivo que tiene impresos los logos de Ruga Planet, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador y del Consulado en Milán.

El asesor jurídico de la Cancillería, Marco Albuja, reconoció que en el 2011 la Embajada de Ecuador en Italia autorizó a Cristian Loor utilizar los logotipos de RR.EE. mientras busca financiamiento para su obra teatral.

La promoción de Galápagos

La firma Ruga Planet solicitó desde Milán la importación de jarrones para promover en Europa la conservación y turismo de las islas Galápagos. En octubre, Loor dijo en una entrevista en Milán que para marzo y abril del 2012 estaba prevista una gira por Italia de la obra teatral ‘Ruga la tortuga’. Para aquel tour cultural, recurrió a uno de los impulsadores del proyecto: el Consulado General del Ecuador en Milán.

En esa rueda de prensa, Loor aparece junto a María Auxiliadora Cárdenas, funcionaria de la Oficina Comercial de la delegación diplomática. En un comunicado del Consulado se menciona que, en el debut de la obra, en el teatro San Cipriano (noviembre del 2009), Loor dedicó el éxito de ‘Ruga la tortuga’ a Narcisa Soria, cónsul general en esa ciudad italiana, y a Mónica Lasso, vicecónsul. Esto, debido a que el proyecto “fue una idea de esta administración (Consulado)”, y porque “lo apoyaron desde el inicio”.

En el mismo documento se precisa que la presentación fue una plaza de exposiciones y promoción turística de productos de origen ecuatoriano. Destaca que la Oficina Comercial de Milán está bajo la responsabilidad de Cárdenas, quien participó en ese evento, creando plazas de exposición de productos de tagua, sombreros de toquilla, entre otros. También se proyectó el video promocional ‘Ecuador la vida en estado puro’, “mostrando al público en general nuestras riquezas naturales con el fin de fomentar el turismo”.

Según un documento del ‘courier’ TNT, la valija diplomática tenía como destino justamente la Oficina Comercial en Milán.

Antes de la detención de siete personas por el hallazgo de droga en los jarrones de Ruga Planet, funcionarios de la misión ecuatoriana en esa localidad aseguraban que la obra teatral era una forma de fomentar el cuidado de las islas Galápagos.

El artículo 6 del Reglamento Especial de Turismo en Áreas Naturales dictamina: “Al Ministerio de Turismo le corresponde la promoción, planificación y control de las actividades turísticas así como normar los niveles mínimos de calidad de los servicios y actividades turísticas definidas en la Ley, los Reglamentos y Normas Técnicas específicas, que se desarrollen en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas ”.

Fuentes de esa Cartera de Estado dijeron que ‘Ruga la tortuga’“es una iniciativa cultural privada que no tiene relación con esa dependencia. Este Ministerio no ha tenido conocimiento ni ha sido presentada la obra para auspicio o difusión alguna. El logo de ‘Ruga la Tortuga’ también es una iniciativa privada que tampoco corresponde a este Ministerio”, dijeron.

Los policías italianos mostraron uno por uno los jarrones pintados con motivos de las islas Galápagos y sacaron su contenido: cocaína líquida que pesó 40 kilos.


Punto de vista

Hugo Carrión      / Ingeniero   en  Telecomunicaciones

‘Los   400  gramos de diferencia  tienen  sentido...’

Los  400 gramos de diferencia que se debatió entre el peso entregado por el Ministerio de Relaciones Exteriores y  el del ‘courier’ TNT tiene sentido bajo un cálculo físico. La masa puede ser la misma. Es  decir,  la cantidad de contenido de la valija es el mismo, lo que diferencia es la gravedad que existe en Ecuador, localizado en el centro del  globo  terráqueo y la de Italia, en el Hemisferio Norte.

No es que las balanzas estaban descalibradas, sino   que el peso varía por estar situado en otra parte. En  Ecuador la masa pesa  menos. Por eso,  al llegar a Milán se aumentaron   400  gramos. Todos aprendimos la fórmula de la gravedad sobre la masa y con esa se puede comprobar lo que digo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)