14 de September de 2012 00:03

El Ejército de Liberación Nacional plagió a 7 ecuatorianos en 14 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los cinco hombres vestidos con trajes militares detuvieron al convoy de camiones a un kilómetro de Las Rosas, un pueblo del departamento del Cauca (Colombia). Con sus armas de fuego apuntaron a Patricio y a Nicolás M. y los obligaron a salir del tráiler.
 
Los desconocidos dijeron a los ecuatorianos  que eran  miembros del colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN)  y que  desde ese momento  los dos se convertían  en    ‘retenidos económicos’. Es decir,  víctimas de plagio hasta recibir  dinero para   liberarlos.

Eso ocurrió a  las 23:30 del 10 de enero del 2008, pero el martes lo recordó un agente de la Unase  e hizo  una revelación:  “Hay sospechas de   que  miembros de  la misma columna del ELN que secuestraron  a los dos  hombres  tuvieron  en su poder a Orlando Ibarra”.

Este  empresario  se escapó  el fin de semana     tras 766 días   de cautiverio  en la selva   colombiana.    La columna   de la que los  agentes tienen pistas es   la  denominada ‘Mártires de Barbacoa’.

¿Cómo determinaron  ese nexo?   Inteligencia asegura   que  las coordenadas de la señal de radio con   que los subversivos se comunicaron     para negociar el rescate   eran las mismas  en los dos casos. Según los investigadores, también utilizaron los mismos  seudónimos.  

Los primeros nueve meses  permanecieron juntos, pero Patricio fue liberado,   porque los guerrilleros querían concretar el rescate que exigían a los parientes.

Luego de cuatro meses de diálogos  y negociaciones, Nicolás regresó con su  familia a Ibarra   tras un año y dos meses de ausencia.

En la Policía ecuatoriana se conoce que el monto que pidieron los captores  fue de USD 500 000.

Desde 1998, la Unidad Antisecuestro y Extorsión  (Unase) de la Policía ecuatoriana ha registrado siete  secuestros  que el ELN ha perpetrado  en  contra de   ecuatorianos.  Los  hechos se reportaron en Ibarra (Imbabura), Tulcán (Carchi) y Colombia.

Pero también  hubo  uno en Cuenca (Azuay). Por los siete casos, los subversivos exigieron  el pago de   USD 15,3 millones.

Un agente de Inteligencia señala que el ELN opera especialmente   en las provincias fronterizas del norte,  aunque hay rastros  de la  presencia en  el Austro.  Por ejemplo se   cita el caso de Kléber L., de 74 años, quien fue  plagiado, a las 14:00 del 7 de abril del 2008, en el kilómetro 86 de la vía Cuenca-Girón-Pasaje (Azuay).    

Luego de dos semanas, los desconocidos pidieron a la familia del afectado USD 1 millón por la liberación.  El pago no se concretó. Seis meses después, él fue rescatado por agentes colombianos y ecuatorianos en la zona de Túquerres (Nariño-Colombia).
Montos por secuestros

Las estadísticas  de la Unase refieren  que  en este año  las bandas delictivas han  exigido a los familiares de los plagiados  USD
7 232 500 para  rescatarlos. En el 2011 fueron  USD 5 738 000.

Los reportes de esa dependencia muestran que se ha evitado pagar USD 5 543 500 el año  anterior  y  7 105 500 de enero a agosto del 2012. A eso se suma que, en los operativos realizados en  dos  años,  la Unase ha detenido a  41 personas en el país.   

El  año pasado, a escala nacional se reportaron 32 denuncias de secuestro. Pichincha es la provincia que registra la mayor cantidad de hechos con ocho y le sigue Guayas con siete. Hasta agosto del 2012, la entidad reportó 20 casos.

En la   Unase   no  hay    registros de que las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)  hayan cometido   delitos similares en contra de ecuatorianos.

Las operaciones ilegales  

¿Cómo funcionan  las agrupaciones subversivas que se dedican a ese delito?   Informes policiales dicen  que en estas intervienen más de 10 miembros, quienes desempeñan   tareas específicas.  

Un grupo se encarga de investigar los movimientos de la víctima, otro prepara el tema logístico (vehículos, verificar   el sitio en  donde  permanecerán las víctimas y finalmente terceras    personas negocian la liberación a través de teléfonos  móviles o  de cabinas.

A diferencia de las bandas delictivas, los guerrilleros no tienen redes de colaboradores entre la población civil. Los investigadores  indican    que los rebeldes  operan con sus propios cuerpos armados y de seguridad.

En las indagaciones  oficiales tampoco se ha determinado que ecuatorianos colaboren con subversivos  para ejecutar los secuestros en el país. Sin embargo, en la frontera   los grupos ilegales  operan con una red de colaboradores.  Ellos se encargan de la parte logística y de abastecimientos.

“El país es utilizado como una especie de granero u hospital, donde los guerrilleros vienen a conseguir comida y a curarse”,  asegura  un policía.

Informes de Inteligencia  revelan que  los líderes de las agrupaciones subversivas dan  órdenes y tienen columnas móviles que van de un sitio a otro para ejecutar los secuestros y otros actos delictivos.  

Eso fue lo que vivieron Patricio y Nicolás G. en el tiempo que  fueron plagiados. Lo mismo sucedió con Orlando Ibarra. El Ministerio del Interior anunció que este empresario   recibirá protección permanente y que  la seguridad  se extenderá a sus propiedades.

La presencia en la frontera

El secuestro  de  Orlando Ibarra colocó en estos días en la mira al ELN. En el departamento de Nariño, fronterizo con  Ecuador y escenario de la retención del empresario ecuatoriano, la segunda guerrilla de Colombia tiene una presencia marginal. Así lo comentó   Hugo Acero, analista colombiano en temas de seguridad.

Acero puntualizó que los  enclaves tradicionales del grupo  se encuentran en Arauca y en la zona de Catatumbo, en norte de Santander, departamentos fronterizos con Venezuela. Igualmente opera en el sur del departamento de Bolívar, Cesar y Antioquia. Y con menos fuerza está    en los departamentos del Cauca, Valle del Cauca y Nariño, en el suroccidente del país vecino.

Ariel Ávila, investigador de la Corporación Nuevo Arco Iris, una ONG con sede en Bogotá, se mostró más específico. “En Nariño, el ELN no tiene más de 200 de los 2 500 hombres que dispone en la actualidad”.

John Marulanda, especialista en el conflicto armado que vive Colombia,   admitió que existen dudas alrededor de la autoría del secuestro de Ibarra. “Tradicionalmente, el departamento de Nariño no es área de operaciones del ELN”, señaló.

Según Marulanda, apenas una célula    de la delincuencia organizada puede ser la  responsable  de la retención del ecuatoriano. En la frontera entre Ecuador y Colombia hay  grupos armados y  bandas criminales de este país, en especial la de Los Rastrojos.

“Es muy posible, como ya ha ocurrido en otros casos, que usaron el nombre del ELN o que los secuestradores pertenecieron en el pasado a esa guerrilla”, explicó el experto colombiano.

La cronología de los   secuestros perpetrados en Ecuador por el ELN, según la Policía Nacional  

04/10/1998   Bernardo V.  fue secuestrado en Tulcán. Según la Policía,  los subversivos exigieron   por la liberación USD 2 millones. El 4 de julio del 2000, Rosalino V. fue plagiado en Ibarra (Imbabura).       

15/06/2001 A Juan V.  y  Edwin V.  los capturaron  en Tulcán. La guerrilla pidió por su  rescate USD 1,5 millones. El 26 de febrero del 2002, el ELN se llevó   a Amador T. en Ibarra y  pidieron USD 6 millones.    

10/01/2008 Patricio y Nicolás M. fueron secuestrados en Colombia mientras se movilizaban en un tráiler.  Los uniformados de la Unase informaron que los subversivos querían  USD 500  000 de pago.  

07/04/2008 Un grupo de desconocidos plagió a Kléver L.  mientras se movilizaba junto a  su chofer en un automóvil, en Cuenca. Por el rescate, los insurgentes exigieron USD 1  millón a la familia.  

02/08/2010 Orlando Ibarra cayó en manos del ELN en Ipiales (Colombia). El secuestro  duró 766 días (dos años). Como pago por él, los rebeldes   pidieron  USD 4 millones.

CLIC AQUÍ PARA VER LA INFOGRAFÍA MÁS GRANDE

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)