10 de abril de 2016 00:00

La seguridad ciudadana y la corrupción, desafíos en Perú

Keiko Fujimori ha sido acusada de rodearse de varios miembros del cuestionado gobierno de su padre (1991-2000).

Keiko Fujimori ha sido acusada de rodearse de varios miembros del cuestionado gobierno de su padre (1991-2000). Foto: Agencia EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
AFP y EFE (I)

Los peruanos están convocados hoy para elegir presidente, quien por primera vez puede ser una mujer, pues los sondeos dan como favorita a Keiko Fujimori, hija del exmandatario Alberto Fujimori, actualmente preso por crímenes de lesa humanidad.

Keiko Fujimori, de Fuerza Popular (derecha), lidera las preferencias con el 35% de los votos, lo que hace casi inevitable un balotaje el 5 de junio. Keiko perdió su pulso anterior con el presidente saliente Ollanta Humala, un exmilitar que se alzó contra su padre.

Detrás de ella, la candidata de izquierda, Verónika Mendoza, y el centroderechista, Pedro Pablo Kuczynski, sostienen una férrea lucha por el segundo lugar.De acuerdo con tres sondeos, Mendoza, del Frente Amplio, y Kuczynski, de Peruanos por el Kambio (PPK), anotan un empate técnico que hace presagiar una final de fotografía para el segundo puesto.

El destino quiso que la aspirante más joven y el contendor de mayor edad, que además se ubican en extremos políticos opuestos, tengan que pelear voto a voto por el segundo puesto, en un país en donde, más que ideologías, el elector privilegia a personas y rostros.

Hasta diciembre, Verónika, que habla quechua, era una desconocida. Tras las consecuencias de una ley electoral que expulsó candidatos y la eterna búsqueda del electorado de un ‘outsider’, Mendoza avanzó, explotando una imagen de decencia y honestidad, prometiendo cambios radicales en la economía y resistiendo críticas hasta de la Iglesia Católica, por su postura a favor del aborto y de la unión civil de parejas del mismo sexo.

El país gobernado actualmente por Ollanta Humala mantiene una imagen externa positiva, lo cual se convertirá en el desafío de quien gane la elección. Si las encuestas se confirman, dos de los tres candidatos opcionados definirán la Presidencia en una segunda vuelta el 5 de junio.

Superando expectativas

Con una tasa de crecimiento promedio anual de más de 6%, entre el 2006 y el 2013, Perú se convirtió en una de las economías más fuertes de la región, con un modelo elogiado por organismos financieros internacionales.

Rico en recursos mineros, se sitúa entre los cinco mayores productores mundiales de oro, plata, cobre, zinc, estaño y plomo. Con el fin de la bonanza en el mercado de las materias primas a escala mundial, su economía se desaceleró y en el 2014 registró un crecimiento de apenas un 2,4% , la cifra más baja en cinco años, debido a las caídas en la minería y la pesca, otro sector clave.

Pero un buen escenario para sus exportaciones no tradicionales, como el agro, el ingreso de nuevos proyectos mineros y una buena temporada pesquera, le permitieron superar expectativas y anotar una expansión del 3,26% en el 2015. Se trata de un escenario mejor al de varios de sus pares.

Pero pese a su trayectoria de crecimiento, aún tiene una tarea pendiente, debido a que un 22,7% de su población está en situación de pobreza, según cifras al 2014; aunque es una situación mucho mejor al 58,7% de 10 años antes. Perú es un país altamente emprendedor. Las micro, pe­queña y mediana empresa dan trabajo a un 80% de la ­fuerza laboral.

Aún presenta desigualdades entre las divisiones sociales, étnicas y geográficas. La población rural en las montañas de los Andes es particularmente marginada.

Otros desafíos

La lucha contra la inseguridad ciudadana, el narcotráfico y la corrupción figuran entre los grandes retos que deberá enfrentar el próximo gobierno, que también organizará las celebraciones del bicentenario de la independencia del país, en el 2021.

Tales temas, que en muchos casos superan a la preocupación por la economía, son parte del debate entre los ciudadanos y han sido mencionados por los candidatos con propuestas diversas, que coinciden en la urgencia de medidas drásticas para combatirlos.

Para los peruanos, el principal problema es la inseguridad ciudadana y genera tales niveles de ansiedad que un 88% señalaba, en diciembre pasado, que en los próximos 12 meses iba a ser víctima de un delito. Esto, a pesar de que las estadísticas indican que la inseguridad es inferior en Perú que en otros países de la región, con cifras oficiales que señalan que un 29,5 % de peruanos ha sido víctima de un hecho delictivo.

Sin embargo, gran parte de la ciudadanía considera que la situación se ha agravado durante el gobierno de Humala, quien cerrará su mandato el 28 de julio, con este problema como uno de los puntos más cuestionados de su gestión.

Los analistas remarcan que el embate de la delincuencia y el crimen organizado, que incluye el incremento de los casos de sicariato, está vinculado con el narcotráfico, otro de los grandes problemas que deberá enfrentar el nuevo presidente.Ello, aunque el régimen de Humala logró en el 2014 una disminución de 13,9 % en los cultivos de hoja de coca, que pasaron de 49 800 hectáreas en el 2013 a 42 900, aunque Perú aún se mantiene entre los mayores productores mundiales de cocaína.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (3)