17 de septiembre de 2015 00:00

El sector productivo prevé decrecimiento

3% es la previsión de crecimiento de este año para cultivos de banano, café y cacao. Foto: El Comercio

3% es la previsión de crecimiento de este año para cultivos de banano, café y cacao. Foto: El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 19
Triste 13
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 2
Evelyn Tapia y Mónica Orozco  
(I) Redactoras

Al tiempo que el presidente Rafael Correa reconocía que la economía del Ecuador podría registrar un crecimiento bajo, nulo o incluso decrecer durante el 2015, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) anunciaba el martes pasado (15 de septiembre) revisiones a los proyectos de leyes de Herencias y Plusvalía, aunque aún no serán presentados.

Para el sector empresarial, esta situación se lee como una nueva señal de incertidumbre que repercutirá en los niveles de inversión que ya están contraídos, dijo Francisco Alarcón, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil.

“Resulta inaudito que hablen de nuevo de estas dos leyes y al mismo tiempo el Presidente hable de la situación económica preocupante. Hablar de ellas en este momento delicado, en el que la inversión está tan afectada es incomprensible”, sostiene el empresario.

Bruno Leone, presidente de la Cámara de Pesquería, sostiene que aunque el Gobierno tiene proyectos de inversión enfocados en el cambio de la matriz productiva, estos no serían atractivos en un clima que se pinta hostil hacia los empresarios.

Según Leone, no sirve de mucho cambiar el piso para el proyecto de Ley de Herencia o la base imponible del valor de los inmuebles en la Ley de Plusvalía. “Es un tema de concepto, la gente no quiere estas leyes”, asevera, y añade que las exportaciones del sector pesquero para este año caerían entre un 15 y 20%.

En el sector floricultor también se prevé una contracción en similares porcentajes para este año. El principal factor es la caída del mercado ruso que derivó en una sobreoferta de flores en el mercado.

Juan Carlos Díaz-Granados, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil, calcula que la economía nacional decrecerá un -0,5% este año.

“El sector comercial, por salvaguardias y depreciación de moneda en países vecinos puede que decrezca un poco más. Los comerciantes no queremos ser la caja chica del Gobierno, necesitamos aire, no más impuestos”, señala.

Díaz-Granados sostiene que la falta de estabilidad normativa afectó al sector importador y también a productores.
Richard Martínez, presidente de la Cámara de Industrias y Producción, indica que las empresas ya sienten el impacto en sus ventas.

De acuerdo con una encuesta, realizada por la Cámara a empresas que totalizan USD 10 000 millones en ventas, el 56% coincidió en señalar que sus ventas se reducirán respecto a 2014; mientras que para un 55%, las expectativas de mercado serán regulares. “Ante esta situación, impera la necesidad de que las políticas públicas se enfoquen en la implementación de medidas que garanticen el empleo, el desarrollo productivo y la sostenibilidad del esquema monetario”.

En otros sectores, en cambio, no se animan a dar cifras a futuro, pero ya perciben efectos por la contracción del consumo.
Javier Díaz, presidente de la Asociación de Industriales Textiles, cree que las salvaguardias a productos textiles importados que buscaban apoyar la industria nacional no serán suficientes para levantar las ventas debido a la reducción del consumo en la economía.

Pero además de la estabilidad normativa, la preocupación gira en torno al crédito. La baja del precio del petróleo y el menor dinamismo de la economía se han hecho sentir en la banca.
Los datos hasta junio mostraban que se han desacelerado los depósitos y que la expansión del crédito también se ha reducido. “Existe en forma muy intensa una desaceleración de las actividades de la banca privada”, anotó en ese entonces la Asociación de Bancos Privados del Ecuador.

Enrique Pita, presidente de la Federación de Cámaras de la Construcción, percibe una restricción del crédito para el constructor. Dice que el sector está ya deprimido en casi 4% y calcula que unas 20 000 personas que laboraban en este segmento perdieron su empleo.

No obstante, el sector relacionado con la construcción de vivienda tiene expectativas un poco más alentadoras. Jaime Rumbea, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios del Ecuador, dijo que en el primer semestre el segmento podría crecer un 5% porque las ventas eran ya compromisos establecidos hace un año o dos atrás. Un impacto se apreciaría a inicios del 2016.

Rafael Guerrero, presidente de la Cámara de Agricultura de la zona II, dice que la reducción de créditos es un problema adicional que afecta a sectores agrícolas y de exportación debilitados. Ante una posible recesión, los gremios plantean reducir el gasto público y promover la inversión privada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (4)