10 de octubre de 2015 00:00

Los scouts se capacitan para emergencias

La capacitación que reciben los scouts sobre riesgos naturales se realizará hasta diciembre, en todo el país. Foto: EL COMERCIO

La capacitación que reciben los scouts sobre riesgos naturales se realizará hasta diciembre, en todo el país. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Redacción Quito

El movimiento Scout será parte del grupo de voluntarios que actuará posterior a una erupción volcánica o ante los posibles estragos que pudiera tener el fenómeno de El Niño. Hasta fines de este año, desarrollan un programa de capacitación en gestión de riesgos.

La tarea se inició en agosto pasado, con la participación de voluntarios adultos, en Quito y otras ciudades. A cada charla, por metodología, acuden entre 30 y 40 personas. De acuerdo con la planificación, 1 300 voluntarios adultos registrados a escala nacional terminarán las capacitaciones a fines de año.

Las charlas giran en torno al apoyo en la organización de las personas en el interior de los albergues, la distribución de alimentos, el apoyo emocional a los evacuados, entre otras. Estas tareas, así como su vinculación con actividades de reforestación y formación de nuevos scouts, están marcadas bajo el lema del voluntariado.

Los scouts aprenden a armar un kit de emergencia familiar y actuar con base en los planes de contingencia; también está la organización de los ciudadanos, explicó Nelson Villacís, director de formación y voluntariado scout. El señaló que, además, serán “entes multiplicadores” en barrios y en escuelas donde se reúnen con la comunidad. Esto permite que las personas manejen información idónea sobre riesgos.

Estas tareas son coordinadas con municipios y con la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, dijo, y les permite llegar a más personas.

Mauro Andrade, de 27 años, es el líder del grupo Scout 3, denominado Siglo XX. Este grupo se reúne todos los sábados en el colegio Don Bosco, en el norte de la ciudad. Andrade lleva 17 años en la organización. Recordó que se inició cuando tenía 10 años y que su motivación inicial fue intercambio con los amigos y la vida al aire libre.

Para Andrade, el tema del voluntariado en el movimiento es trascendental “creo que el movimiento en sí funciona gracias al voluntariado, los dirigentes que estamos a cargo no recibimos ninguna remuneración por hacer esto”. Añadió que los líderes acuden a trabajar con los niños y jóvenes, por la convicción y los principios, de devolver lo aprendido.

Luis González, director ejecutivo de la Asociación de Scout del Ecuador, explicó que el voluntariado de este movimiento comprende dos ejes. Uno está ligado con el servicio en distintas tareas. Recordó las actividades que realizaron algunos de los grupos como la recolección de ropa para personas que sufrieron daños por las inundaciones en la provincia de Bolívar. Estas actividades las realizan agrupaciones de jóvenes entre 15 y 18 y de 18 a 21. Ellos deben presentar un proyecto de voluntariado. “El servicio es parte de la metodología del movimiento”, señaló.

El segundo eje de trabajo es cuando el adulto, mayor de 21 años que forma parte del movimiento Scout, continúa su trabajo de formación con los jóvenes y decide replicar lo aprendido años atrás.

Los scouts llevan en el país 95 años y en Quito se han establecido tres grandes grupos llamados Distritos, que a su vez están conformados por nueve o 10 subgrupos. En cada uno de estos últimos hay, en promedio, 60 scouts. Aunque en Quito hay subgrupos que sobrepasan los 120 miembros, a escala nacional se registran 130 grupos.

Villacís, indicó que el 95% de las tareas de voluntariado se dedica al trabajo con niños, niñas, jóvenes y adolescentes.
Otra de las aristas es la creación de más grupos de scouts en escuelas y colegios. Esto bajo un convenio con el Ministerio de Educación que fue firmado el pasado noviembre. Hasta mayo del 2015, en la ciudad mediante este convenio se crearon dos nuevos grupos.

A escala nacional, hasta la fecha, bajo este convenio se ha incorporado a 3 961 niños y jóvenes a este movimiento.
El Ministerio de Educación indicó que esto se da debido a que hay intersecciones entre el proyecto nacional de transformación educativa de esta Cartera y el método Scout.

En contexto

El grupo de voluntarios del movimiento Scout se prepara para las tareas que deberán efectuar posterior a un evento natural. Esto ante el aumento de la actividad del volcán Cotopaxi y la cercanía del fenómeno de El Niño. Estas actividades las realizarán a escala nacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)