23 de febrero de 2016 09:27

Estudiar desde casa, como pide Correa en el caso Montúfar, no es una sanción contemplada en la Ley de Educación

Ayer, 22 de febrero del 2016, los alumnos participaron en una concentración pacífica en las afueras del Colegio Montúfar, en el sur de Quito. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Ayer, 22 de febrero del 2016, los alumnos participaron en una concentración pacífica en las afueras del Colegio Montúfar, en el sur de Quito. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 77
Triste 5
Indiferente 15
Sorprendido 4
Contento 43
Andrés Jaramillo
Coordinador
ajaramillo@elcomercio.com
(I)

La figura de estudio en casa, o a distancia, no consta en las opciones de sanciones académicas que determina el reglamento de la Ley Orgánica de Educación Intercultural.

El presidente de la República Rafael Correa, la mencionó en su sabatina 463, al referirse a los estudiantes del Colegio Montúfar que participaron en las violentas protestas de la semana pasada. “Los mayores de edad serán juzgamos de acuerdo con la ley y los menores de edad terminarán sus clases a distancia”, señaló.

Según el reglamento, existen tres niveles de sanciones; leves, faltas graves y faltas muy graves. Estas últimas pueden ser la suspensión temporal de asistencia a la institución educativa por máximo 30 días, con acciones educativas dirigidas.

También, la separación definitiva de la institución educativa, lo que implica que el estudiante debe ser reubicado en otro establecimiento (sin que implique la pérdida de año). Y en casos muy graves, por deshonestidad académica, se puede separar al alumno de forma definitiva de la institución, según el Reglamento.

El ministro de Educación, Augusto Espinosa, al ser consultado ayer, 22 de febrero del 2016, sobre el pedido del Presidente para que los alumnos estudien desde casa contestó: “todo lo que hacemos está en el marco de la ley (...) Hay un debido proceso que inicia con el informe de la institución educativa dirigido a la dirección distrital y luego la junta de conflictos revisa el informe e investiga”.

Ese proceso aún está en marcha, por lo que no se puede adelantar cuál será la sanción para los estudiantes.

Espinosa no precisó ayer, durante un conversatorio con los medios de comunicación, el número de estudiantes que están bajo investigación. Lo que sí confirmó fue que a los 15 docentes trasladados de la semana pasada -hecho que motivó la protesta- se sumaron ayer ocho más.

Además, nueve inspectores fueron suspendidos, también mientras se realiza la investigación para determinar su grado de participación en las manifestaciones que dejaron 10 heridos y 24 jóvenes detenidos que ya fueron liberados.

Según el Reglamento de la Ley Orgánica de Educación Intercultural, la modalidad a distancia solo aplica para mayores de edad y únicamente en las zonas donde no existe una oferta educativa presencial o semipresencial para estudiantes de 15 años en adelante.

En esos casos específicos, los estudiantes deben cumplir con los mismos estándares y exigencias académicas de educación que el presencial.

Es la Junta Distrital de Resolución de Conflicto la que debe analizar todas las evidencias antes de adoptar una decisión.

Toda sanción muy grave puede ser apelada por los representantes legales del estudiante sancionado, ante la máxima autoridad del nivel zonal, en un plazo de tres días, contados a partir de la notificación.

El traslado docente
El ministro Augusto Espinosa mostró ayer la lista de los primeros 15 docentes trasladados del Colegio Montúfar con nombres completos y las calificaciones que han obtenido. También fue un pedido hecho en la sabatina 463. Siete personas tenían menos de 700 puntos sobre 1 000. Otras cinco más de 700 y dos profesores de inglés con calificación A2 y B1.

“No es verdad que el traslado se orienta a los peores o los mejores profesores. Se lo hace de acuerdo a un informe de la autoridad de la institución. En las instituciones más grandes es donde hay más exceso de docentes, con carga horaria reducida y es lo que estamos corrigiendo”.

Para Espinosa, uno de los resultados del proceso de traslados docentes ha sido el mejoramiento de la planta de profesores. El ideal es tener un promedio de 24,96 estudiantes por cada docente.

En el 2013, cuando inició la política de traslados, había 20,13 estudiantes por cada maestro en las aulas. Para el 2015, la cifra subió a 22,30. Para Espinosa todo el proceso de optimización docente generará un ahorro de USD 80,3 millones.

Ayer estaba previsto que se inicien las clases en el Colegio Montúfar, pero de forma progresiva, luego de que suspendieron tres días por las protestas. Primero debían volver a las aulas los alumnos de la jornada vespertina, pero se vio a grupos de alumnos desde la primera hora de la mañana.

Ellos participaron en una concentración pacífica con banderas y pancartas. Anunciaron nuevas medidas para esta semana.

En contexto
Desde el 2013, el Ministerio de Educación aplica un proceso de traslados docentes. El objetivo es mejorar la distribución, porque hay centros con demasiados profesores y otros donde hacen falta. Según el Ministerio, los cambios se hacen en función de las necesidades del sistema de educación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (5)