6 de mayo de 2016 20:49

Sadiq Khan es el primer alcalde musulmán de Londres

Sadiq Khan se convirtió este viernes 6 de mayo del 2016, en el primer musulmán en ser elegido alcalde de Londres. Foto: EFE

Sadiq Khan se convirtió este viernes 6 de mayo del 2016, en el primer musulmán en ser elegido alcalde de Londres. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia AFP

El laborista Sadiq Khan se convirtió este viernes 6 de mayo del 2016, en el primer musulmán en ser elegido alcalde de Londres, y de cualquier gran capital europea, tras unas elecciones en las que sus rivales trataron de explotar el factor religioso.

Khan, hijo de un conductor de autobús paquistaní, se impuso por 1 310 143 votos contra 994 614 votos a su principal rival, el conservador multimillonario Zac Goldsmith, casado con una Rotschild y cuyo perfil estaba en las antípodas del laborista.

“Estoy muy orgulloso de que Londres haya escogido hoy la esperanza al miedo, y la unidad a la división”, dijo el alcalde electo en el ayuntamiento de la capital tras conocerse los resultados, comprometiéndose a ser el “alcalde de todos los londinenses”.

La victoria de Khan fue el hecho más destacado de las elecciones municipales y regionales del jueves, seguido por la pérdida de la mayoría absoluta de los independentistas escoceses y el debate en torno al líder laborista Jeremy Corbyn, cuyo primer test electoral no despejó todas las dudas.

'Un buen hombre'

Antes de conocerse los resultados oficiales, la victoria de Khan ya parecía irreversible y empezaron a lloverle las felicitaciones, entre ellas las del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

“¡Felicidades Sadiq Khan! ¡Estoy impaciente por trabajar contigo para crear un Londres más justo con todos!”, escribió por su parte el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn.

En uno de los restaurantes favoritos de Khan, el Lahore Karahi, en su barrio de Tooting, la alegría era evidente. “Estamos tan contentos y orgullosos”, dijo a la AFP Malik Ahmed, un trabajador, para quien Khan “es tan buen hombre y ha ayudado a tanta gente”. “Si tienes un problema solo hay que enviarle un e-mail”.

Los conservadores, y sobre todo el primer ministro David Cameron, trataron de identificar a Khan con los extremistas musulmanes, una estrategia que se volvió en su contra.

Incluso Jemima Goldsmith, la hermana del candidato conservador, felicitó a Sadiq Khan y lamentó que la campaña de su hermano no reflejó su personalidad, la de “un político ecologista, independiente, con integridad”.

La nota discordante de la noche corrió a cargo del candidato ultraderechista a la alcaldía Paul Golding, quien dio la espalda a Khan mientras este último realizaba su discurso de la victoria.

Corbyn, bajo la lupa

La elección de Khan fue la mejor noticia para Corbyn, que afrontaba su primera gran prueba electoral bajo la atenta mirada de sus críticos del partido. Los laboristas no mejoraron sus resultados anteriores y no capitalizaron el desgaste de los conservadores, en el gobierno desde 2010.

“En toda Inglaterra había predicciones de que perderíamos municipios. No ocurrió, aguantamos”, dijo no obstante Corbyn a un grupo de militantes laboristas.

Para Matthew Goodwin, profesor de política en la Universidad de Kent, “el Partido Laborista tiene un problema muy serio, aunque la elección de un alcalde laborista en Londres distraerá la atención”.

El laborismo “es tercero en Escocia, por primera vez desde 1910, y no ha conseguido impresionar en el sur de Inglaterra, donde tendrá que despegar si quiere tener una posibilidad seria de ganar en las próximas elecciones generales de 2020”, añadió.

Cameron trató de hurgar en la división laborista. “Unas elecciones locales para los primeros ministros en el cargo suelen ser días de horror”, dijo el primer ministro a unos militantes conservadores.

“Un día en el que esperas que alguien golpee la puerta, como el condenado cuando viene el verdugo. No fue así anoche”, se congratuló.

Con los resultados escrutados en 118 de los 124 concejos municipales en juego, los laboristas ganaron en 57, uno menos.

Victoria de independentistas escoceses, sin mayoría

En Escocia, el partido independentista SNP ganó 63 de los 129 escaños en juego, donde los laboristas cayeron a la tercera posición, con 24 escaños, por detrás de los conservadores (31), en esta región del norte de fuerte tradición obrera y contestataria donde habían sido hegemónicos hasta hace poco.

Pero respecto a las elecciones de 2011, los nacionalistas perdieron seis escaños, los conservadores ganaron 16 y los laboristas, que no dejan de perder influencia desde que apoyaron al unionismo en el referéndum de independencia de 2014, cedieron 13.

La gran ganadora de los comicios escoceses fue la atípica líder conservadora Ruth Davidson, que combina elocuencia con simpatía, que nunca ocultó su homosexualidad y que, en resumen, trasciende las posiciones de su partido.

La jefa del gobierno regional y del SNP, Nicola Sturgeon, aclaró que gobernarán en solitario y que no tienen “la intención de buscar un acuerdo formal” con otro partido.

El SNP ha prometido reclamar un nuevo referéndum de independencia si, el 23 de junio, día del referéndum sobre la Unión Europea, Escocia vota a favor de quedarse pero la salida triunfa en el conjunto del Reino Unido.

También se celebraron elecciones regionales en Gales e Irlanda del Norte. En Gales ganaron los laboristas, sin mayoría absoluta, y el UKIP, el partido antieuropeo de Nigel Farage, logró 7 escaños en la asamblea, su primera incursión en un parlamento regional. Los resultados de Ulster deberían conocerse el sábado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)