10 de April de 2010 00:00

La sábila, una planta útil para sembrar en la casa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

Redacción Sierra Centro

No necesita de mucha agua y sirve para tratamientos cosméticos y medicinales.

El crecimiento de la planta de sábila o aloe vera depende del cuidado.   Hay que regar dos veces a la semana”, indica  el agrónomo Vicente  Gómez.

 Él cultiva desde hace 40 años varias especies de esta planta en la ciudadela San Antonio, en el sur de Ambato. Dice que hay más de 200 especies.    

Su principal característica es que no atrae plagas y son  duraderas. La más popular por sus propiedades curativas es la aloe vera o sábila, que se cultiva en grandes extensiones en la provincia de Santa Elena y en los jardines de las casas de muchas familias ecuatorianas.

Renata Costales, doctora en Medicina Natural,  indica  que la  sábila  contiene agua,  resina, vitaminas B12, B6,  C y  aminoácidos que nutren la piel, el cabello   y alivian  problemas gástricos. Por ejemplo, se prepara un jugo de frutas con gel de la sábila.

También hay productos fabricados con sábila como champú, cremas y hasta pastillas. Pero se recomienda  abrir la hoja para obtener el gel.  Se hacen batidos con agua tibia o té de hierbas aromáticas  que sirven para  aliviar la acidez estomacal y el dolor de los riñones, de hígado…

También se  utiliza como ungüento para los dolores musculares.  Hay que colocar el gel en la parte  afectada y frotar.

Esta planta crece en climas secos y cálidos y se puede cultivar en el jardín de la casa o en un  macetero de la oficina.

Las hojas   se pueden  comprar en supermercados y tiendas que ofertan productos naturales. Cada una cuesta  USD 0,70. Si desea adquirir la planta, cuesta     2. En maceta el precio está entre   USD  3 y    4.

Paso a paso, siga la siembra

Compre  una maceta de cerámica o de plástico. El tamaño dependerá de cuánto quiera que crezca la planta. Asegúrese que la maceta no tenga fisuras.   

Vierta   en el fondo de la maceta  un puñado de pequeñas piedras pómez. Estas permitirán evacuar el agua que la planta reciba en exceso.

Ponga   dos o tres puñados de humus, según el tamaño de la maceta. Este  abono  se  puede comprar en supermercados o en los locales que vendan artículos  de jardinería. 

Coloque  con cuidado la planta en la maceta.  Luego ponga la tierra hasta cubrir las raíces. Es importante que la maceta tenga pequeños orificios en la base.

Cuatro variedades

La Mitriformis.  Tiene hojas pequeñas y gruesas que crecen en forma de rosa.

La Candelabro.  Las hojas son puntiagudas. En invierno da flores anaranjadas.

Diente de cocodrilo.  Se llama así porque las hojas tienen pequeños espinos.

Variegata  o Pecho de perdiz.    Las hojas son de color morado y gris.

Una planta originaria de África

La sábila y las otras especies de aloes se siembran a través de  plantas.  No necesitan  de mucha agua.   

Las hojas  de la  planta  de aloe  vera se pueden  utilizar  luego de 12 meses de haber sido  sembrada. La medida óptima para la cosecha es cuando tenga  3 centímetros de grosor, 12  de ancho y 40 centímetros de largo.  

Es  aconsejable poner una cucharadita de abono orgánico cada mes en el macetero. Este se vierte en la tierra y se remueve. 
  
Para evitar  la acumulación de polvo y tierra en las hojas de las plantas aloes, se  usar un paño mojado para limpiarlas. No las lave con una manguera  o regadera.   

Use un cuchillo  fino para partir la hoja de la planta de sábila, para extraer el gel. Se las corta desde abajo, casi cerca de donde nace.

Las aloes   provienen de  África y del sur de Arabia. Fueron introducidos por los esclavos a América.

En los mercados  se comenta que la sábila  atrae la suerte y que cuando la planta se marchita es  símbolo de que hay una mala energía. El agrónomo Vicente Gómez dice que es un mito.

La planta se marchita cuando recibe exceso de agua.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)