9 de April de 2010 00:00

La Sábana Santa volverá a verse en Turín

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Roma, DPA

"Llega también Simón Pedro siguiéndole (a Juan), entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza".

Este es el pasaje del Evangelio de San Juan donde cuenta cómo los apóstoles, Pedro y Juan, entraron en el sepulcro de Jesús y lo encontraron vacío.

Las telas de lino de las que habla San Juan se conocen mundialmente como el sudario de Turín o la Sábana Santa. Ésta se encuentra desde 1578 en la catedral de Turín, mientras que la ciudad española de Oviedo guarda un "pañolón" de lino manchado de sangre, que supuestamente sería el que cubrió la cabeza de Jesús.

Mañana, la reliquia -una de las más veneradas y al mismo tiempo polémicas de la cristiandad-, volverá a poder verse en la ciudad noritaliana.

En torno a un millón y medio de fieles de todo el mundo ya han manifestado sus planes de contemplar el sudario, y se espera que otros dos millones lo hagan en las próximas semanas. También el papa Benedicto XVI tiene previsto visitar la catedral de Turín a principios de mayo.

Entre tanto, se disparan las historias, enigmas y especulaciones sobre el origen y la autenticidad del que probablemente sea el textil más famoso del mundo.

En 1943, el sudario fue presuntamente ocultado por miedo a que lo robara Adolf Hitler. Según afirmó recientemente en una entrevista el historiador italiano y director de la biblioteca estatal de Montevergine, Andrea Davide Cardin, el "Führer" estaba "muy obsesionado" con la Sábana Santa.

El Vaticano la trasladó en 1939 al santuario benedictino de Montevergine, que cuatro años más tarde fue registrado sin éxito por las tropas nazis.

En 1946 regresó a Turín. Más tarde, en 1997, la "sindone" fue rescatada en el último momento por un agente de bomberos durante un incendio en la catedral de Turín, y en 1998 volvió a exponerse al público en un relicario por primera vez en 20 años.

Con sus medidas de 4,36 por 1,10 metros, la amarillenta tela de lino es uno de los textiles más grandes que se conservan de la antigüedad.

En ella se ve la huella corporal de un hombre con barba de aproximadamente 1,75 metros de altura, con claras señales de tortura: se aprecian heridas en la cabeza, manos y pies y una cercana al corazón.

Sin embargo, hasta hoy sigue siendo una incógnita si fue o no el sudario en el que envolvieron el cuerpo de Jesús tras su muerte en la cruz.

Aunque actualmente se considera cierto que las huellas no fueron pintadas por la mano del hombre, sigue sin haber acuerdo sobre su antigüedad.

Científicos suizos, británicos y estadounidenses realizaron de manera independiente análisis con el método del carbono 14, y los tres laboratorios concluyeron que se trata de una falsificación medieval del periodo entre 1260 y 1390.

Posteriormente volvió a cuestionarse esta fecha: investigaciones microbiológicas dieron como resultado que hongos y bacterias podrían haber invalidado la prueba del carbono 14.

Actualmente, los microbiólogos sostienen que la Sábana Santa "casi seguro" data de la época de Jesús. Una catedrática italiana de Historia de la Edad Media en la Universidad de Florencia, Anna Benvenuti, señaló el año pasado que los tests de carbono 14 han inducido a error en varias ocasiones.

Así sucedió con una momia egipcia que se encuentra en el museo de Manchester, que presenta enormes discrepancias temporales entre el cuerpo del fallecido y la tela que lo envuelve.

Los resultados no cuadraron hasta que fue sometida a un tratamiento con enzimas. A favor de su datación en la época de Jesús habla también, según los investigadores, el descubrimiento por parte de científicos de Turín de huellas de una moneda sobre el ojo derecho del rostro de hombre.

Una moneda de la etapa del prefecto romano Poncio Pilato. También investigadores israelíes concluyeron en 1999 que, tras analizar 58 restos de tipos de polen y unas 30 huellas de plantas encontradas en el sudario, algunas de las cuales sólo existieron en la región de Cercano Oriente en ese período.

Con todo, a la mayoría de fieles les interesa poco la autenticidad de la reliquia exhibida en la catedral de San Juan de Turín. Creen en la santidad de la sábana.

Y su exposición, del 10 de abril al 23 de mayo, ya ha sido calificada de gran acontecimiento por los medios italianos: "no sólo para Turín, sino para todo el mundo católico".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)