10 de noviembre de 2014 08:12

Rivalidades, diplomacia y comercio en la cumbre de la APEC en Pekín

Los 21 miembros que participan en la cumbre Asia Pacífico. Foto. Mandel Ngan / AFP

Los miembros  que participan en la cumbre Asia Pacífico. Foto. Mandel Ngan / AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 4
Contento 0
AFP
Pekín

Los mandatarios de las grandes potencias mundiales, el estadounidense, Barack Obama, el chino Xi Jinping y el japonés Shinzo Abe acapararon el protagonismo en la cumbre Asia Pacífico de la APEC, que se inició este lunes, 10 de noviembre, en Pekín.

Xi y Abe se reunieron por primera vez para enfriar la peligrosa escalada por un diferendo territorial y Obama le dio una de cal y otra de arena a Pekín, potencia emergente no solo a nivel económico sino político y actor global, a la que le pidió que respete los derechos humanos y la libertad de prensa, abra sus mercados y liberalice el yuan.

En efecto, la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, que reúne a 21 países de la cuenca del Pacífico, se ha convertido en escenario propicio para abordar los abundantes diferendos territoriales que salpican a la región, consolidar alianzas geopolíticas, y atraer inversiones sobre todo del gran banquero del mundo, China, además de fomentar el comercio.

Una de cal y otra de arena de Obama a China

Por su parte, el presidente estadounidense no se mordió la lengua con su gran rival en esta región, Pekín, que no esconde que su "sueño Asia Pacífico" se basa en un "destino compartido".

Tras recordar que Estados Unidos es "favorable al surgimiento de una China próspera, pacífica y estable", con la que quiere potenciar las relaciones bilaterales, instó a Pekín a que abra su mercado, liberalice la conversión de la moneda y respete los derechos humanos y la libertad de prensa, cruzando una línea muy sensible para las autoridades chinas que han recrudecido la represión a la disidencia y no han dudado en utilizar mano de hierro para abortar las veleidades democráticas de Hong Kong.

De hecho, Obama pidió a las autoridades de Pekín que eviten la violencia contra los manifestantes prodemocracia en Hong Kong.

El mandatario estadounidense también anunció un acuerdo para extender los visados para trabajadores y estudiantes chinos y para los hombres de negocios y turistas que visitan Estados Unidos.

En su sexto viaje a Asia, y el segundo de este año, Obama llega con el firme propósito de convencer a sus socios asiáticos de que son una pieza clave de su política exterior, en un momento en que China ejerce su influencia no solo en la región sino a nivel global.

Obama, que llega debilitado por el varapalo político sufrido en las legislativas en su país, se reunirá al término de la cita multilateral con su homólogo chino.

China y Japón rompen el hielo

Xi y Abe se reunieron este lunes durante media hora para recomponer sus deterioradas relaciones por una reivindicación territorial y fricciones históricas.

"Muchos países esperaban esta cumbre entre Japón y China, y no solamente las naciones asiáticas", reconoció Abe al término de este "primer paso" para recomponer las relaciones entre la segunda y la tercera economía del planeta.

Pekín y Moscú, más que socios

A diferencia de Obama y Abe, el presidente ruso, Vladimir Putin, que llegó el domingo a la capital china, vive un idilio con su homólogo Xi, con el que mantiene una creciente relación personal que refleja el aumento de los intercambios comerciales y la convergencia de intereses geopolíticos, entre ellos el recelo compartido hacia Washington.

Tras cuidar el "árbol de las relaciones ruso-chinas cuidadosamente", "ahora es tiempo de recoger los frutos", le recordó Xi a Putin, cada vez más denostado y aislado por Occidente tras su anexión de Crimea y el apoyo a los separatistas del este de Ucrania.

Ante una platea de empresarios, Putin se mostró partidario de realizar los pagos en monedas nacionales entre socios como Rusia y China, en particular en el sector energético.

"Esto supondría que haciéndolo a gran escala, la influencia del dólar en el sector mundial de la energía caería", lo que no considera “ malo ” para la economía ni para el mundo de las finanzas ni para los mercados energéticos ni para el propio dólar.

La presencia del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, uno de los últimos en llegar a Pekín junto con su esposa, también genera expectativa ya que se reúne el jueves con Xi, tras su decisión de anular una licitación que había ganado un consorcio liderado por una empresa china, que ha anunciado que estudia emprender acciones legales.

Más comercio 

El comercio, principal pilar de este variopinto foro, también se ha convertido en objeto de rivalidades entre Estados Unidos, que presiona para que concluya la Alianza Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) en el que participan 12 países, y China, ausente del mismo, y que preconiza uno mucho más amplio, el FTAAP, que abarque a todo Asia Pacífico, y que cuenta con el apoyo entre otros de Chile, aunque también negocia el anterior.

Estados Unidos convocó este lunes en la embajada en Pekín una reunión para tratar de dar un empujón a las negociaciones que encallan en la resistencia de Japón a abrir el mercado agrícola y el temor de otros países a abrir la mano en propiedad intelectual y patentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)